las12

Viernes, 4 de septiembre de 2015

EL MEGáFONO

El hombre hombre hace escuela

 Por Franco Caruso *

En la adolescencia la necesidad de pertenecer a un grupo se vuelve primordial debido a la soledad en la que nos encontramos luego de decirles no a nuestros padres. Desde que nacemos vivimos en una familia que nos contiene. Carecemos de contenido propio más allá del familiar. Es en la adolescencia cuando renegamos de ese acogedor colectivo llamado familia y lo hacemos gritando: “¡Yo no soy ese nosotros, yo soy yo!”. Negamos todo lo otro que no sea yo para poder definirnos como individuos. De esta forma es que terminamos en una soledad exquisitamente aterradora. Necesitamos volver a construir un colectivo que nos acoja, que nos salve de esta soledad. Pero esta vez el colectivo estará constituido por sujetos individuales que intentan abrirse caminos autónomos. En la adolescencia la pertenencia al grupo es una cuestión casi de vida o muerte. La mirada del otro se vuelve, de este modo, fundamental.

Si observamos esta dinámica desde una perspectiva de género podemos notar que la conquista como logro viril, activo y osado, y que representa como ninguna otra cosa el mandato social masculino, se torna para los varones un factor central en esta búsqueda de pertenencia grupal. Encarar de manera exitosa otorga, así, la tranquilidad de pertenecer al selecto grupo de los ganadores. El hombre-hombre hace escuela y se asegura un futuro de promisoria hegemonía sobre las otras múltiples maneras de ser varón.

Como cada vez es más frecuente ver a las mujeres cumpliendo este rol de conquistadoras, se plantea el interrogante sobre cómo se vislumbra la construcción del estereotipo de masculinidad en los jóvenes. Si encarar ya no es exclusivo del macho, ¿estamos en presencia de una generación de varones que no les importa cumplir un rol pasivo? ¿Ya no se demanda el control sobre el cuerpo femenino? ¿Es una generación de varones antipatriarcales?

La respuesta claramente es no. El fenomenal proceso de empoderamiento femenino que se viene desarrollando en los últimos tiempos todavía no tiene un acompañamiento revolucionario (absolutamente necesario) por parte de sus compañeros varones.

Es más, podemos pensar que la acción progresiva de las mujeres encuentra su reacción en otras formas de control. El varón sigue teniendo que demostrar ante los otros que él es hombre de verdad a pesar de que la mujer lo haya primereado en la conquista, aún necesita demostrar su capacidad de dominio.

Esto hace que los varones tengan que buscar esa aprobación de pertenencia a la masculinidad en otras formas de control sobre el cuerpo femenino, acentuando la exposición de la intimidad, los celos posesivos o la promiscuidad jactada. La adolescencia puede volverse, así, un lugar donde la violencia de género tenga la forma del control agobiante o la humillación pública.

* Politólogo, docente y miembro de “Plan A” Colectivo Interdisciplinario de Género.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.