las12

Viernes, 30 de mayo de 2008

INUTILISIMO

La cosmética en la cocina

Muchos de los elementos que empleamos para preparar deliciosos platos con los cuales agasajar a los nuestros, resultan aptos para la confección de lociones, ungüentos, máscaras, cremas que favorezcan la salud y belleza del cutis del rostro, y también de la piel de otras zonas del cuerpo. En el Número 116 de la revista Mucho Gusto (25/6/1976), se nos brinda una suerte de abecé de la cosmética sobre la base de vegetales a menudo presentes en nuestra cocina: de modo tal que la propuesta titulada “La piel verdad” aúna practicidad y economía. Porque, como anota Elba Daffy, “frutas y verduras vienen a auxiliarnos para que la verdad salte a la vista” (sic).

Muy empleado en ensaladas verdes y en sopas, el berro, por si no lo sabían, es “un excelente blanqueador de pecas”. La loción se prepara con: 250 gramos de berros que se hierven en un cuarto litro de agua pura hasta reducir a la mitad. Se deja entibiar y se filtra colocando un poco de algodón en un embudo, hasta completar los 100 centilitros, a los que se añaden 30 gramos de miel. Mezclar bien y envasar. Aplicar dos veces por día sin temor de que atraiga las hormigas.

Otro vegetal de uso casi constante, la calabaza, es indicado “para aliviar irritaciones e inflamaciones producidas por el exceso de calor o de frío”. Para la máscara se necesitan: 100 gramos pulpa madura de calabaza, 50 gramos de bentonita, leche cruda. Licuar la calabaza con la leche suficiente para que quede cremosa, agregarle la bentonita con una espátula. Aplicar una capa gruesa y dejar secar, repetir la operación, enjuagando con agua tibia en cada oportunidad.

El hinojo fresco, tan rico gratinado al horno con salsa blanca, descongestiona el cutis con acné o muy seborreico, y mezclado con zumo de apio sirve como blanqueador de manchas de la piel. La loción se hace con 100 gramos de semillas de hinojo secas, 100 gramos de agua y 20 centilitros de aceite de uva. Aplastar las semillas en el mortero y hervir en el agua hasta reducirla a la mitad. Filtrar con gasa y mezclar con el aceite. Por tratarse de sustancias no emulsionables, agitar cada vez que se aplica. Para emplear, verter el líquido sobre un poco de algodón hasta humedecerlo bien, apoyarlo sobre la zona afectada y dejar actuar durante 15 minutos.

Completemos nuestro recetario natural del día con una fruta tan beneficiosa por su contenido vitamínico y de oligoelementos, como la ciruela que suaviza las arrugas y corrige los poros dilatados. Esta máscara se confecciona con 25 gramos de caolín coloidal, 10 centilitros de aceite de uva, 5 centilitros de agua de Hamamelis y zumo de ciruelas en cantidad suficiente para formar una pasta liviana. Utilizar exclusivamente en cutis grasos. Otra fruta aconsejable es la cereza, cuyo jugo tiene propiedades humectantes, apropiadas para pieles secas y sensibles que necesiten fortificarse. Se aplica el zumo, se deja 30 minutos y se quita con agua fresca.

Finalmente, si tiene alguna hiedra en su casa o en las inmediaciones, se puede fabricar una pasta efectiva para ablandar callosidades: exprimir el jugo de un limón y macerar en él tres hojas de hiedra durante tres horas. Pisarlas y aplicar exclusivamente sobre el callo en cuestión. Caso contrario –es decir, si cae dicho preparado sobre la piel sana–, esta sección no se responsabiliza por los resultados.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.