libero

Lunes, 19 de abril de 2010

FúTBOL › SAN LORENZO SE FLOREó ANTE UN HURACáN MALHERIDO CON LOS GOLES

Como si jugaran en una plaza de toros

Con goles de Gómez, Bordagaray y Leiva, el equipo del Bajo Flores se quedó merecidamente con el clásico. Su rival, que generó pocas situaciones de gol, se derrumbó después de la expulsión de Filipetto. La “gastada” fue muy grande.

 Por Juan José Panno

¿Hay una cosa más humillante que a un equipo le griten oleee cuando se pasan la pelota los contrarios? Sí, que le griten oleee cuando la pelota se la pasan entre los jugadores propios. Ocurrió ayer en el Nuevo Gasómetro, en el final de un partido que hacía rato estaba liquidado. Con la chapa del 3-0 puesta, los de camiseta blanca, golpeados, malheridos, impotentes para acercarse hasta el arco rival, se pasaban el balón entre sí, impidiendo la continuidad de los gritos que venían recibiendo como flechazos envenenados cuando toqueteaban los otros. No les sirvió la táctica porque los hinchas de San Lorenzo, improvisando, renovaron el grito clásico. O sea: ole cuando la tenían los de San Lorenzo; ole cuando la tenían los de Huracán. Una fiesta para los ojos y los oídos de los simpatizantes del Ciclón que hacía mucho tiempo no disfrutaban de una tarde para esto; una desgracia para los del Parque Patricios, que venían dulces después de una sucesión de triunfos y sólo tragaron amargura.

Las imágenes finales, la actuación de Alejandro “Papu” Gómez (lejos, el mejor de la cancha), la definición de Leiva en el tercer gol y algunos aislados pasajes interesantes le dieron un poco de color a un partido pálido que aburrió en casi todo su desarrollo.

San Lorenzo ganó porque supo aprovechar los regalitos que le ofreció su rival y porque tuvo entre sus objetivos pegarle de tanto en tanto al arco rival o meter un pase en profundidad.

Perdió Huracán porque hizo regalos que pocas veces fueron retribuidos, porque se quedó con diez jugadores y no supo cómo rearmarse y, fundamentalmente, porque practicó un juego de toquecitos lentos e inofensivos.

Lejos de la idea de Cappa (tocar en velocidad y con paciencia para desarmar al rival, hasta encontrar huecos, atacar por diferentes vías) los muchachos que dirige Rivoira arriesgaron poco, tocaron lateralizando, anestesiaron la pelota en el medio y durmieron a sus hinchas. Si jugando así la única posibilidad ofensiva se reduce a los remates de media distancia de Toranzo y el ex River anda con la mira torcida, sus posibilidades se reducen a la mínima expresión. Y eso pasó. Hubo un tiro de Toranzo que pasó más o menos cerca en el inicio del encuentro, y punto.

En el primer tiempo de un partido plomo se dieron dos jugadas claras de gol. En la primera se equivocó Federico Domínguez, Alejandro Gómez se fue por la derecha, amagó el pase al medio (Alfaro entraba libre) y sacó el cañonazo a la red, inatajable para Monzón. Gol de San Lorenzo.

En la segunda, la defensa de San Lorenzo se durmió en un tiro libre y Clara se fue solo. Cara a cara con Migliore, le pegó fuerte y el arquero de San Lorenzo salvó el gol y repartió recriminaciones entre todos sus compañeros.

Un equipo había aprovechado su ocasión; el otro la había desperdiciado y en eso radicó una de las claves del partido.

Ya en el segundo tiempo, Filipetto fue expulsado por doble amarilla y Huracán agrandó su impotencia. Girando en torno del Papu Gómez y de los horrores del rival, San Lorenzo liquidó la cuestión. El segundo gol lo hizo Bordagaray, después de un error de Goltz; y el tercero, Leiva, con un cachetazo (de nocaut) luego de una falla de Esmerado. Lo que siguió fue el oleee de los hinchas de San Lorenzo en su doble, novedosa y sarcástica versión.


Estadio: San Lorenzo.

Arbitro: Néstor Pittana

Goles: 22m, A. Gómez (SL); 69m, Bordagaray (SL); 73m, Leiva (SL).

Cambios: 45m, Balvorín (4) por Franzoia (H); 66m, Menseguez por Alfaro (SL) y Jerez por Machín (H); 75m, Reynoso por C. González (SL); 79m, Pinto por Martínez (SL); 88m, Benegas por Clara (H).

Incidencia: 65m, expulsado Filipetto (H).

Compartir: 

Twitter
 

Leiva celebra su gol, el tercero de San Lorenzo, mientras Martínez va a abrazarlo. Hubo enorme diferencia.
Imagen: Télam
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.