libero

Lunes, 22 de noviembre de 2010

FúTBOL › DESPUéS DE VENCER A BOCA, NO PUDO CON SAN LORENZO

River volvió a las andadas

La voluntad de sostener la racha no tuvo correlato en el Bajo Flores. El equipo de J.J. López no logró plasmar sus intenciones, lejos sus individualidades del nivel del superclásico, y en el balance terminó siendo mejor el local.

 Por Adrián De Benedictis

Lo que parecía que podía servir como despegue definitivo para un momento apremiante, finalmente no se concretó y las carencias de antes volvieron a hacerse presente. River venía de superar nada menos que a Boca ofreciendo una imagen distinta, pero ayer regresó a ese pasado repleto de incertidumbre acerca de su permanencia en la categoría. Para colmo, del otro lado tampoco atraviesan una etapa de derroche, y en San Lorenzo se terminaron conformando con el empate sin goles. De todas maneras, el conjunto de Boedo fue el que insinuó un poco más en el momento de ir en busca de la victoria.

La mayor curiosidad se dio en el visitante, que cinco días más tarde no fue capaz de sostener la producción que tuvo ante su máximo rival, y los interrogantes se agrandaron una vez más. ¿Pereyra y Lamela son los dos chicos que tuvieron soltura y desborde permanente por los costados el martes pasado, o son los dos jóvenes imprecisos, dubitativos y sin provocar sorpresa que estuvieron ayer en el Bajo Flores? ¿Maidana y Ferrero son los centrales que respondieron con acierto no sólo en su área sino en la de enfrente en el triunfo ante Palermo y Mouche, o son los defensores que tuvieron que recurrir a las infracciones para controlar a Menseguez, Bordagaray y Rovira, con el riesgo que significa una acción detenida cerca de su área? ¿Acevedo y Almeyda son los que se adueñaron de la zona media ante Battaglia y Méndez, o son los que se vieron superados por la mejor ubicación de Juan Manuel Torres y Guillermo Pereyra?

¿Ortega y Pavone son la dupla de ataque incisiva y peligrosa que jugó en el estadio Monumental, o son los que se mostraron intrascendente (el jujeño) y sin reacción (el ex Estudiantes) para dejar atrás a Bottinelli (el más destacado de la cancha) o Tula?

Los cambios que realizó el técnico tampoco aportaron soluciones, ya que Arano –estuvo cerca de convertir con dos remates de media distancia– ingresó para desplazarse en el mediocampo, y Funes Mori lo hizo ya en tiempo de descuento. El único que intentó algo diferente fue Lanzini, pero sólo pudo construir una jugada de calidad.

Del otro lado, las modificaciones y determinaciones del entrenador Ramón Díaz durante la semana sobre la continuidad de jugadores en el plantel, parecen afectar directamente al equipo. A pesar de no presentar un enlace, el local se las ingenió para que Pereyra estrellara la pelota en el palo luego de un tiro libre de Luna, y para que Menseguez rematara desviado cuando se encontraba frente a Carrizo. San Lorenzo consiguió dos de los últimos 12 puntos en juego, y eso es un ejemplo más claro de la inestabilidad que lo domina.

Otro punto que sirve para comprender por qué ambos clubes están lejos de rozar la brillantez, es que ni siquiera tienen la seguridad de que sus actuales conductores estarán en el cargo una vez que finalice el torneo Apertura. Uno porque esperará a lo que suceda en las elecciones del mes próximo, y otro porque dependerá de los resultados que obtenga en las cuatro fechas que faltan. Mientras, todo sigue adelante hundido en la mediocridad.


Estadio: San Lorenzo.

Arbitro: Diego Abal.

Cambios: 70m, Bazán por Menseguez (SL) y Arano por R. Pereyra (R); 74m, Lanzini por Lamela (R); 86m, N. Benítez por Rovira (SL); 90m, Funes Mori por Ortega (R).

Compartir: 

Twitter
 

Tula (en el aire) rechaza la pelota ante la presencia de Ortega. El de River no jugó en buen nivel.
Imagen: Jorge Larrosa
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.