libero

Lunes, 21 de abril de 2003

FUTBOL › EL CLASICO FUE PARA LOS DEL BOSQUE

Gimnasia lo dio vuelta y se quedó con toda La Plata

Estudiantes lo ganaba en el primer tiempo, pero el visitante marcó tres tantos en el complemento, y acabó con el mandato de Oscar Malbernat al frente del equipo local. El Pampa Sosa señaló el último tanto del partido.

Oscar Malbernat y Carlos Ramacciotti, los entrenadores de Estudiantes y Gimnasia, se jugaban algo más que un clásico platense. El resultado del partido más esperado en la capital de la provincia podía ser determinante para la suerte de uno o de otro. Parecía que se acababa la suerte de Ramacciotti, cuando Maggiolo señaló el 2-1 para el local. Pero Gimnasia lo dio vuelta y un gol de Roberto Sosa terminó por asegurar la continuidad del entrenador del equipo del Bosque, que venía cascoteado con la floja campaña en el Clausura y la eliminación de la Libertadores. “Dios siempre me da una mano en estos casos”, bromeó Ramacciotti. Malbernat no hizo chistes: presentó su renuncia.
Estudiantes se puso en ventaja cuando, luego de un centro de Krupoviesa desde la izquierda y sobre la raya de fondo, Farías alcanzó a rozar el balón con la cabeza y Zapata, desde la medialuna del área, remató de derecha junto al palo izquierdo de Olave.
Gimnasia empató luego de que Enría fuera derribado por Angeleri en el área, y Sanguinetti convirtiera el penal junto al poste derecho de Ignacio González.
Pero un error de Enría en posición defensiva (quiso iniciar un contraataque de taco y se la entregó a Carrusca) posibilitó que el volante eludiera a Robert y metiera un centro para que Maggiolo, agachándose, conectara de cabeza al gol.
El segundo tiempo tuvo un vuelco increíble, luego de que casi desde el vestuario Gimnasia logró el empate parcial: Sanguinetti mandó un centro corto desde la derecha, Robert tomó el balón y cedió a Enría, quien remató de zurda al poste derecho de González.
Pero hubo más: un tiro libre frontal de Leiva, que González despejó a medias con los puños, fue tomado por Sanguinetti, que no perdonó; y sobre el final, Enría, en un corner desde la izquierda, cedió a Sosa quien, parado en el primer palo, marcó de cabeza el cuarto gol.
Sumado al desgarro de Roberto Pompei, Estudiantes debió soportar la salida anticipada del estadio de algunos de sus dirigentes ni bien Gimnasia convirtió el tercero y el abrupto final que decretaron sus hinchas, que arrojaron piedras y quisieron derribar el alambrado, a cuatro minutos del final. El árbitro Fabián Madorrán decidió concluir el encuentro luego de esperar otros cinco minutos y no conseguir que las fuerzas de seguridad le dieran las condiciones necesarias para reanudarlo.

Compartir: 

Twitter
 

Pompei maniobra ante la marca del juvenil Robert.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.