libero

Lunes, 3 de junio de 2013

AUTOMOVILISMO Y MOTORES › EN LA RULETA DEL SUPER TC 2000, EL NUMERO GANADOR SE REPITE DEMASIADO

Otra vez volvió a salir colorado el 3

Tercera victoria consecutiva de Matías Rossi, que es líder absoluto y con ventaja del torneo. Se torna todo tan monótono que hasta el propio vencedor propone recetas para que las carreras sean más entretenidas.

 Por Pablo Vignone

Desde Santa Rosa

Primera docena, tercera columna, color... En la ruleta del Súper TC 2000 hay que jugar siempre allí. Porque siempre sale colorado el 3. No importa si el circuito es lento como Rosario, si es sinuoso como El Zonda en San Juan o si se corre a 200 km/h de promedio como aquí en La Pampa. Siempre sale colorado el 3. Y eso que a Matías Rossi no le atrae el casino: “Jugué una sola vez, perdí 300 pesos y nunca más”.

Como se esperaba de una carrera corta y sin alternativas, Rossi logró de punta a punta, con el Toyota colorado número 3, su tercera victoria consecutiva de 2013, su triunfo número 22 en el TC 2000, el sexto desde que pasó a llamarse Súper TC 2000 17 carreras atrás. Volvió a quedarse con el Súper 8 y es el máximo ganador de esa especialidad (6 de 12 disputados), lidera con absoluta comodidad el campeonato cuando se ha corrido ya la tercera parte del certamen y apunta a sumar otros títulos a los que ganó ya en 2006, 2007 y 2011.

“Estos son momentos que no duran siempre –monologa el mejor piloto de la Argentina–. Por eso hay que tratar de aprovecharlos. Somos competitivos en todo tipo de pistas, nos vinimos de la carrera de San Juan sabiendo que no teníamos la velocidad de punta más alta, y aquí en La Pampa demostramos tener buena velocidad final y, además, una muy buena trompa para doblar muy rápido en las dos curvas largas, la primera y la última.”

Los directores de equipo rivales se lamentan. “¡Rossi es de otro planeta, la concha de su madre!”, gritó uno cuando el piloto de Toyota marcó la pole el sábado. “Me cagaste a palos, la puta que te parió”, lo felicitó Javier Ciabattari, el DT del equipo Fiat. Ninguno de ellos puede jugarle al colorado el 3.

Tamaña perfección aletargó el interés durante los menos de 35 minutos de carrera. “Tenemos una categoría bárbara, pero no conseguimos enamorar al público”, se lamentó el presidente del STC 2000, Pablo Peón. “Creo que la gente se fue conforme, se entretuvo –señaló Rossi–. Me gustó mucho manejar; los circuitos rápidos como éste, de 200 de promedio, están en extinción. Pero me gustaría que hubiera variantes en las carreras, para hacerlas más atractivas, como un cambio de neumáticos en plena competencia, como se hizo el año pasado en Mendoza, o extender el Súper 8 a un Súper 16, por ejemplo.”

Tan lineal está todo que los cinco primeros de ayer repiten el orden en la tabla de posiciones. Pero Facundo Ardusso, que lideró el torneo hasta la segunda carrera y ayer quedó como escolta de Rossi, después de haberle peleado el triunfo en el Súper 8 matutino, cree que podrá pelear el título (ver aparte). “Estoy en mejores condiciones que el año pasado; en las cuatro primeras carreras de 2012 había abandonado dos veces ya. Este auto anda bien en clasificación y también en carrera, fue bingo completo”, señala Rossi, que revela, al menos, un costado jugador...

El buen momento incluye haber volcado definitivamente a su favor el duelo interno en el equipo con su más reciente némesis, Mariano Werner. Se enfrentaron bien temprano en el Súper 8 y hubo algo parecido a sangre: “Me chocó en la rueda trasera”, se quejó el entrerriano luego de ser derrotado. “Una lástima el roce con Mariano, largó apenas mejor que yo, pero luego quiso cerrarme como si yo no estuviera en la pista”, disparó el piloto de Del Viso. Horas más tarde, los dos pilotos de Toyota que accedieron al podio, dijeron a Líbero, tras felicitarse mutuamente en público por el resultado logrado, que no había asperezas entre ambos. “Fue un leve toque, existió, pero fue producto de la libertad que da el equipo para correr”, adujo Rossi. “Nos rozamos levemente, fue mancha, un toque de carrera y nada más”, repuso Werner, alterando su versión en caliente.

Desde cerca, Darío Ramonda, el director de la escuadra, monitoreaba la armonía de su dupla conductiva. Lo que menos quiere es que le canten cero. Mientras siga saliendo colorado el 3, no habrá mejor apuesta que ésa. Pero si sale siempre este número, se hace rico uno solo...

La Carrera

Super TC 2000.

Santa Rosa, 4ª fecha.

24 vueltas, 99,552 km.


Pos. Piloto Auto Tiempos
1º Rossi Toyota 34m59s104
2º Ardusso Fiat a 0s275
3º Werner Toyota a 0s548
4º Llaver Toyota a 0s842
5º Spataro Renault a 1s154
6º Canapino Chevrolet a 1s175


Promedio del ganador: 170,733 km/h.

Record de vuelta: Spataro, en la 5ª, 1m14s895, a 199,383 km/h.

Ganador Super 8: Rossi.

Campeonato: Rossi, 103 puntos; Ardusso, 68; Werner, 62; Llaver, 58; López, 49; Pernía, 48.

Próxima carrera: 23 de junio en Córdoba.

Compartir: 

Twitter
 

En el autódromo de La Pampa, Rossi logró su tercera victoria consecutiva de 2013 en el Súper TC 2000.
Imagen: Télam
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.