libero

Lunes, 25 de febrero de 2002

EMPATO CON GIMNASIA A POCO DEL FINAL

Boca ganó un punto pero se le quedó atragantado

Con un gol de Riquelme a cinco del pitazo, consiguió una igualdad que no tuvo sabor, porque el partido fue malo y porque permite escapar a River, que va en la punta del torneo. Hace rato que no gana en la Bombonera...

 Por Juan José Panno

No hubiera estado mal que el hincha de Boca celebrara el empate porque lo consiguió cuando sólo le quedaban cinco minutos al partido. No hubiera estado mal que se conformara también porque el Pato Abbondancieri se mandó una atajada espectacular cuando el partido ya estaba 1-1, pero el hincha de Boca no ve nada con imparcialidad y entonces no festejó ni se conformó ni celebró nada, porque cree que siempre hay que ganar en la Bombonera y más cuando enfrente está un cuadro chico como Gimnasia y mucho más cuando el puntero del campeonato es River.
Al hincha de Boca lo dejó mal que el equipo no ganara, con lo que se alejó de River un par de puntos más y de yapa se quedó mal porque Guillermo Barros Schelotto malogró un penal y encima el equipo jugó muy mal, en casi todo el desarrollo del partido.
El hincha de Boca le apunta los dardos al técnico Oscar Tabárez porque le adjudica la responsabilidad de que el equipo no tenga una línea definida y muestre tantas irregularidades. Al director técnico se le atribuye también cierta lentitud para hacer cambios sin analizar hasta qué punto los cambios en cuestión responden a la ansiedad que se produce cuando los resultados no se dan. Tabárez tiene que cargar con la sombra de Carlos Bianchi y eso es demasiado.
El hincha de Gimnasia celebró poquito. Estuvo cerca del premio mayor, tuvo el triunfo en el bolsillo, lo empezaba a paladear y de pronto le quitaron la mitad del billete. El hincha de Gimnasia, sin embargo, debería registrar que con lo poco que tiene, el equipo hizo un buen planteo y de a ratos jugó bastante bien. Y debería tomar nota, además, que cuando el partido estaba 1-1, tuvo una gran oportunidad para liquidarlo y eso habla bien de la actitud de los jugadores. Gimnasia debe considerar que tiene un buen arquero que, de a poco y por lo que fue haciendo en el segundo tiempo, se convirtió en la figura de la cancha, y debe apreciar también que cuando se mira la tabla de posiciones ahí aparece el equipo en la tercera colocación, compartida con Vélez y San Lorenzo.
La verdad es que a la hora de contar los porotos un empate en la Bombonera es un gran negocio para Gimnasia del mismo modo que los boquenses lo seguirán lamentando.
El partido que fue técnicamente malo, dejó conformes a los neutrales porque tuvo mucha emoción en el último tramo, pero ésa no es una cuestión que les interese demasiado a los hinchas de Boca ni a los de Gimnasia, metidos en sus propios rollos.

Compartir: 

Twitter
 

Riquelme amaga entre dos rivales. Convirtió el empate.
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.