libros

Domingo, 1 de septiembre de 2013

LA DESPEDIDA DEL MUNDO

Actriz y escritora francesa, Carole Martínez ha sabido aprovechar sus ancestros españoles, sobre todo para girar hacia un romanticismo fantástico exaltado. El resultado son algunas obras controvertidas para la crítica, pero que le han valido numerosos premios. El reino de Los Murmullos es una novela acerca de la reclusión femenina, donde el lenguaje se aborda en forma lírica y autónoma.

“Trepidante epopeya”, reza la contratapa de este libro, anunciándolo casi todo, con desproporción pero también con certeza. Es la historia de una heroína, Esclarmonde, que se niega a casarse con el candidato elegido por su familia para luego recluirse voluntariamente “como sierva de Jesús”, en una celda que su padre, un señor feudal del siglo XII, manda construir.

El reino de Los Murmullos es una novela ambientada en un marco de bosques y castillos, todo generosamente regado de un lenguaje de época, antiguo y altisonante. “He intentado fortalecerme espiritualmente, he soñado no ser ya tan sólo una oración y observar mis tiempos a través de una mirilla, abertura enrejada por donde han suministrado mi pitanza durante años.” Es la voz de Esclarmonde, quien antes de enclaustrarse sale a dar una vuelta para despedirse del mundo. Pero en plena despedida, dos hombres la violan en medio del bosque. A los meses de encierro, advierte que está embarazada. El pueblo entiende esto como un milagro: una virgen en el feudo de Los Murmullos, llamado así por la leyenda de una mujer enterrada viva en los cimientos del castillo y cuya voz se escucha por las noches.

Si bien lo que se ha reseñado hasta aquí constituye una trama, en rigor la novela está construida mayormente sobre declamaciones. “¡No entiendo de qué me hablas! Tienes veinte años como mucho, y una vida esperándote afuera, ¡y te quedas vivita en tu tumba! ¿De qué tienes miedo? ¿Del mundo que te rodea?”, es la voz de Bérengène que le habla a su amiga a través de los barrotes de su cárcel.

Carole Martínez es una profesora de francés y actriz de teatro, que nació en París en 1966, donde vive actualmente. Su primera y anterior novela Los hilos del corazón, si bien la crítica no la favoreció en un primer momento, vendió cien mil ejemplares y obtuvo numerosos premios en Francia. Estaba basada en sus antepasados españoles, una historia que –asegura Martínez– le contó su abuela, una portera de París, sobre su tatarabuela. La historia cuya heroína es Frasquita Carrasco, transcurre adentro de un costurero. Martínez, que reconoce al español como su lengua madre, lectora devota de Victor Hugo y de Baudelaire y que asegura haber sido marcada por el teatro de Lorca y la lectura de Pedro Páramo de Rulfo, dice de España: “Es una tierra que me encanta, aunque no conozco casi nada”.

El reino de Los Murmullos. Carole Martínez Tusquets 229 páginas

El reino de Los Murmullos, que obtuvo el Premio Goncourt des Lycéens 2011, y en 2012 el Lecteurs Corses, Lecteurs des Ecrivains du Sud y Marce Aymé, es una lectura oportuna para los amantes del lenguaje depurado, que cobra protagonismo por sobre la historia y los personajes. Esa relevancia otorgada a los juegos de palabras y su uso es lo que provoca un sentimiento de irrealidad y sumerge al lector en una especie de escena teatral de tiempos remotos. El dramatismo de los hechos no radica en la fuerza real, sino en el acontecimiento extraordinario: Esclarmonde se corta una oreja antes de ser encerrada, a su hijo recién nacido su abuelo le taladra las palmas de las manos y después él mismo se clava a su cama como Jesús. No hay personajes ordinarios, sus acciones y pensamientos son exaltados. Finalmente, Esclarmonde es condenada al mutismo, y su nodriza determina que su niño debe abandonarla para vivir en el mundo. Sin embargo esta “virgen del feudo” se encarga de seguir al tanto de todo lo que ocurre fuera, como protagonista y como narradora omnisciente, influyendo sobre los hechos y los demás personajes.

“Soy la sombra que habla. Soy la que se ha enclaustrado voluntariamente para tratar de existir. Soy la virgen de Los Murmullos.” “Soy Esclarmonde, la sacrificada, la paloma, la carne ofrecida a Dios, su padre.” Martínez es, ante todo, una esteta. El reino de Los Murmullos, alejada de las leyes de la escritura moderna, embriagada de poesía, es de lectura exclusiva de los amantes del lenguaje, una obra bien fuera de la realidad y de este tiempo.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.