m2

Sábado, 9 de marzo de 2013

Depredadores sin fronteras

 Por Facundo de Almeida

La destrucción del patrimonio arquitectónico no es un invento argentino, tampoco una característica exclusiva de los depredadores patrimoniales porteños. La pérdida irreparable de la memoria construida también sucede del otro lado de la Cordillera de los Andes.

La ciudad de Temuco, capital de la Araucanía, reconocida por la presencia mapuche en la zona –hoy en pleno enfrentamiento por el derecho a la tierra– está sufriendo una permanente y constante pérdida de sus edificaciones históricas.

Está ubicada en la Provincia de Cautín, a 670 kilómetros al sur de la capital trasandina. Fue fundada en 1881 por Manuel Recabarren en una de las áreas naturales más impactantes del centro de Chile. El crecimiento comercial e inmobiliario sin control que está sufriendo la ciudad está provocando un deterioro, agravado por la ausencia absoluta de políticas de preservación y planificación urbana.

La ausencia del Estado deja en manos del sector privado la “planificación” urbana, solo regida por los intereses económicos impuestos por las empresas constructoras que promueven grandes edificios y centros comerciales. La falta de información en la memoria colectiva, tanto visual como tangible, se traduce en la pérdida de referentes históricos de la ciudad, los que impulsaron su progreso, su imagen y formación, los cuales han sido sustituidos por edificios desechables de arquitectura desechable.

Como también ocurre en nuestro país, las redes sociales son un ámbito privilegiado para que los defensores del patrimonio promuevan políticas de protección y denuncien a los depredadores.

Pero no todas son malas noticias, sobre todo porque muchos arquitectos locales se ocupan del patrimonio y con ideas originales. En diciembre del año pasado, ciclistas de todas las edades recorrieron la ciudad convocados por la Facultad de Arquitectura. Más de 300 participantes, convocados por la Universidad Autónoma de Chile, recorrieron la ciudad con el propósito de difundir el valor patrimonial de la ciudad, visitando algunos de los lugares más emblemáticos.

Mauricio Macri, que es tan afecto a los paseos en bicicleta, ¿se inspirará en esta original acción de difusión del patrimonio y convocará a los ciudadanos a recorrer los edificios porteños más emblemáticos? ¿O seguirá protegiendo a los depredadores patrimoniales?

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.