m2

Sábado, 9 de marzo de 2013

Las Victorias, amparadas

Basta de Demoler y una vecina y miembro de la Junta Comunal 1 lograron que la Justicia porteña amparara en firme el pobre convento de Las Victorias, ya desguazado y destripado. El lindo edificio de la esquina de Libertad y Paraguay fue desactivado por la curia y entregado para que hicieran una torre de oficinas particularmente fea y olvidable, el tipo de cosa que hoy está de moda y parece tendencia, pero en poco tiempo parece el peinado de la década pasada.

La obra es ilegal de toda ilegalidad porque el edificio –viejo, de más de un siglo– tiene una de las raras catalogaciones integrales de esta ciudad. Lo que no impidió que el macrismo en funciones otorgara los permisos de obra que lo desintegraron por dentro, cosa explícitamente prohibida por la catalogación. Como no lo demolían por completo, permitieron desguazarlo, desarmarlo, vender sus equipamientos, perforar sus pisos, arruinar sus muros estencilados, romper muros interiores y demás tropelías, y llamarlo “preservación”. Hasta le compraron el truco de afirmar que la capilla sobre Libertad no es parte del edificio preservado porque fue construido poco después. Ahí van a demoler para hacer la entrada y la cochera de cuatro pisos de profundidad. Y pensar que el convento se salvó en 1890, cuando la Revolución del Parque estallaba a un par de cuadras y volaban los tiros.

Los dueños de la obra no son gentes impresionables, se ve, porque la presidenta de Basta de Demoler y la abogada patrocinante, Amparo (excelente nombre para una amparista) Casasbellas, fueron de inmediato a la obra y presentaron copia del amparo sin que les dieran bolilla. Para su mérito inolvidable, la jueza Patricia López Vergara fue en persona y con policías al lugar, y ordenó parar. Ahora empezarán las quejas y las apelaciones, con la empresa y sus aliados –CPAU y demás– protestando porque así no se puede trabajar, porque no puede ser que les paren las obras. Lo que invitará la pregunta a los gerentes de las firmas involucradas: ¿en serio creían que iban a destruir un convento victoriano en buen estado, y catalogado con todo, sin que nadie protestara? ¿En serio? Basta ver el render y el dibujo para darse cuenta de lo abrasivo del proyecto que se para arriba y hasta afecta la iglesia sobre Paraguay, reduciéndola a maqueta.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.