m2

Sábado, 4 de enero de 2014

Para viajar en clave diseño

Los catalanes Agustí Juste y Eva Calduch proponen una forma de viajar apto profesional en la web Behomm, que reúne casas de arquitectos, diseñadores y artistas. La llave de acceso, para el clan, a hospedajes en todo el globo.

 Por Luján Cambariere

Las páginas de intercambio de casas o alquiler por la web son un fenómeno que crece. Más allá del ahorro que en algunos casos puede significar, lo más interesante es vivir las ciudades jugando de local. Alojándose en una casa o departamento real, en barrios comunes (fuera del circuito turístico), con vecinos y situaciones cotidianas de cada lugar.

No hay duda de que, como en todo grupo de afinidad, los profesionales del mundo del proyecto –arquitectos, diseñadores y artistas en todas sus especificidades y especialidades (desde curadores, editores, autores y productores a diseñadores de indumentaria, producto, joyería y artistas de ikebana detallan)– tienen una forma particular en muchos casos de habitar (si pensamos en los locales hay objetos cliché que no van a faltar) y también de viajar.

Behomm es un emprendimiento de diseñadores gráficos catalanes –Agustí Juste y Eva Calduch (www.justecalduch.com)– que a través de su propia experiencia de viajar y según ellos mismos detallan “después de pasar cada año interminables horas buscando en densas webs de intercambio de casas”, supieron captar esa esencia diferencial. Y tuvieron la oportuna idea de plasmarla en emprendimiento creando una página que conecte a las personas del mundo del diseño a la hora de viajar. “Expertos en intercambios de casas y apasionados de los viajes y de la estética”, como se autoproclaman, ofrecen la primera comunidad de intercambio de casas sólo para diseñadores y artistas visuales. Una plataforma que incluye ya, a poco de haber sido lanzada, una enorme diversidad de bellas casas en todo el planeta.

“Behomm se desmarca de la multitud de páginas genéricas de intercambio de casas (como otras plataformas, permite que te alojes gratuitamente en casa de otro miembro mientras éste se aloja en tu casa), pero se centra sólo en diseñadores y artistas visuales, un amplio rango de profesionales que incluye desde arquitectos, directores de arte o ceramistas hasta estilistas de moda o cineastas, en sitios tan diversos como Amsterdam, Tokio, San Francisco o Marruecos. La profesión de los miembros hace que todos sean personas que muestran su amor por la belleza en la estética de su casa. Esto permite a Behomm agrupar muchas casas que respiran buen gusto. Además, la afinidad entre los miembros hace que el intercambio sea más fácil”, adelantan sus mentores.

Además aclaran, la mayoría son “casas bonitas, pero no lujosas”, ya que sus fundadores creen con firmeza que la belleza y la estética no están ligadas al lujo. De hecho, se alegran cuando ven que se registran casas pequeñas y con encanto. Casas de todas las formas y dimensiones, situadas en zonas urbanas, de playa o rurales, todas ellas agrupadas en una web simple y elegante.

Otra aclaración importante y que hace a la cuestión es que la comunidad se maneja sólo por invitación.

“Este sistema es mucho más seguro que otros, ya que no permite registrarse de forma anónima. La web proporciona una herramienta de búsqueda para encontrar amigos entre los miembros y poder pedirles una invitación o pedirla a los fundadores directamente”, señalan.

“En Behomm creemos que el intercambio de casas no es sólo una manera de conseguir alojamiento gratuito en todo el mundo”, dice Juste. “Se trata de compartir y crear vínculos personales, un ejemplo del enriquecedor movimiento de la economía compartida que está creciendo a nivel mundial. A través de Behomm queremos cambiar la forma de viajar de la comunidad de diseñadores y artistas visuales, y hacer del mundo un lugar más amable. ¡Creemos que compartir es el futuro!”, remata.

¿El funcionamiento? Para hacerse miembro hay que realizar una suscripción de 40 –por 3 meses– o de 95 al año. También existe una prueba gratuita de 50 días para la que no es necesario dar los datos de la tarjeta de crédito. Ser miembro te permite alistar tu casa, buscar y ver las casas de los demás y contactar con ellos a través de un sistema de mensajes interno y seguro donde no se ve la dirección de correo electrónico personal de cada miembro. La página funciona como intermediario. Sus miembros pueden disfrutar de intercambios sin límites ni pagos extra. Además, Behomm dona el 5 por ciento de sus ganancias a Architecture for Humanity, una organización caritativa que busca soluciones arquitectónicas para crisis humanitaria.

¿Cómo surgió esta idea?

Agustí Juste: La idea surgió de forma natural. Nosotros dos empezamos a viajar con nuestros hijos utilizando plataformas de intercambio de casas y nos dimos cuenta de que siempre buscábamos casas de fotógrafos, arquitectos, diseñadores. La conexión era fantástica y entablamos amistades que todavía hoy mantenemos.

Los diseñadores y artistas habitan y viajan de un modo especial... ¿Qué priorizan? ¿Cuáles son sus señas particulares?

–Creo que sí. El artista y diseñador acostumbra a ser muy observador y no se conforma con ver las cuatro cosas que destacan las guías turísticas. Cuando viajas buscas inspiraciones y te fijas en todo, los rótulos de las tiendas, la señalización, los colores de los edificios, la luz, la arquitectura, los escaparates, cómo viste la gente. Viajar es descubrir. Cuando intercambias casa con otro diseñador entras en su mundo, conectas con sus referentes. El ambiente de las casas, los libros, la música y las recomendaciones de actividades y visitas culturales convierten cada viaje en una experiencia que va más allá de una visita turística.

Siguiendo esta línea: ¿qué cosas no pueden faltar en una casa apta profesional?

–No nos gusta poner un listón definido. Lo más importante es que realmente seas del sector y que tu casa encaje con las de otros miembros. En el intercambio de casas es muy importante encontrar a alguien que encaje contigo. Si tienes niños pequeños buscarás una casa que esté preparada para ellos, con sus juegos, medidas de seguridad.

¿Elementos que se repitan?

–No sabría decirlo, no hay elementos que se repitan. Lo realmente interesante es descubrir utensilios de cocina y muebles diferentes de cada cultura. Unos arquitectos de Londres se volvieron locos buscando una tetera en nuestra casa e incluso nos enviaron un e-mail al respecto. Les había sorprendido no encontrarla en nuestra casa ni en una de Madrid de la que venían anteriormente. Para un inglés era incomprensible.

¿Cómo empezaron a reclutarlas?

–Empezamos por los diseñadores con los que habíamos hecho nuestros intercambios. ¿Puede ser más lindo? Después vinieron amigos de nuestros primeros contactos y diseñadores de los que nos gustaban sus proyectos. Todo ha sido y es muy artesanal. No ponemos un asunto determinado a un robot y lo enviamos a discreción. Queremos crecer pero conociéndonos. Una cosa que sorprende a la gente es que verificamos que sean realmente profesionales del sector. Si no somos honestos desde el principio, Behomm no tendrá sentido.

¿Al día de hoy cuántas tienen para ofrecer y en cuántos países?

–Al día de hoy tenemos 600 casas distribuidas por casi todo el mundo. Más de cien en EE.UU. y España, y les siguen Holanda, Gran Bretaña, Dinamarca, Suecia, Italia, Francia. Hay mucha tradición en el intercambio en el norte de Europa.

¿Al observarlas descubrieron aspectos en común en el habitar?

–No. Lo que realmente nos alegra es que se están dando de alta casas de lo más variado. Lofts, pequeños apartamentos, casas de campo, casas unifamiliares. Lo que sí tienen en común es el buen gusto.

¿Curiosidades?

–Una cosa bastante curiosa es que mucha gente ve su casa con menos potencial de la que realmente tiene. Cuando ven unas buenas fotos de su casa, todo ordenado, bien puesto y con luz natural se sorprenden de lo bonita que es.

–¿Dónde están las más lindas?

–En todas partes hay casas lindas. No podríamos hacer una clasificación por países.

¿Son mejores ambientadores los diseñadores gráficos, los de producto, o los artistas?

–Lógicamente los arquitectos e interioristas acostumbran a tener casas muy bonitas, pues en muchos casos en su vivienda es donde pueden desarrollar el estilo que más les gusta. Pero es difícil distinguir el tipo de casa dependiendo de la especialidad de cada uno.

¿El dinero hace a la cuestión?

–No, no, esto es seguro que no. Ni el dinero ni la cantidad de metros cuadrados. Un departamento de 60 metros cuadrados puede ser más cálido y bonito que una casa de 300.

¿Tus preferidas?

–Esta respuesta es muy difícil. Es un proyecto tan ilusionante que cada casa nos la sentimos nuestra. Nos gusta pensar que estamos haciendo algo muy lindo y sostenible, que es conectar entre personas que comparten su hogar y sus vivencias.

¿Tienen alguna en Argentina?

–Por ahora no, pero esperamos ansiosos que eso suceda.

www.Behomm.com, facebook.com/BehommCommunity

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice
  • Nota de tapa
    Para viajar en clave diseño
    una página web presenta una hotelería original, casas de arquitectos, diseñadores y artistas
    Por Luján Cambariere
  • Un misterio en Seattle
  • Diseños que funcionan
    Por Sergio Kiernan

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.