m2

Sábado, 4 de octubre de 2003

CON NOMBRE PROPIO

Galpón de los milagros

La decoradora Milagros Resta acaba de abrir las puertas de su galpón devenido en local. Shabby chic, romanticismo y desenfado son la propuesta.

Por Luján Cambariere

Milagros Resta se inició, ya hace más de diez años, con Pablo Chiappori, un precursor en ambientaciones de vidrieras y locales gastronómicos, actual dueño de La Corte. Después, sola, siguió con sus propuestas para Casa FOA, desarrollando una estética basada en la revalorización de ciertos detalles antiguos, con altas dosis de desenfado y toques románticos. Son elementos del estilo americano shabby chic, creado por Rachel Ashwell, que Milagros maneja con soltura. Así, en sus puestas conviven la vajilla antigua con los farolitos chinos, y las arañas de caireles con cocineritos de pañolensi. ¿El límite de tanta osadía frente al reinado del minimalismo? El buen gusto. “Los decoradores argentinos se toman su trabajo demasiado seriamente. Falta gracia y humor. Yo me tomo mi trabajo en serio, pero no de manera aburrida. Si quiero, lleno un espacio sólo con orquídeas (es lo que hizo en el actual FOA) y disfruto con eso. No me cuestiono demasiado. Es decoración, por Dios, no medicina. Hablamos de un mueble, no de una válvula para la cabecita de un recién nacido”, remata.

Signé Resta
Una vez dentro del enorme galpón devenido en local, todo tiene su rúbrica. Desde los muebles (cómodas, consolas, marcos, roperos y camas) reciclados mediante pátinas de vejez en blanco o celeste, encolados o retapizados. El rescate de géneros olvidados como los algodones floreados, vichy o a rayas con cintas de terciopelo o raso para almohadones o sábanas. Además de otras de sus especialidades: las arañas de caireles y los objetos –candelabros, posatortas, hueveras, floreros– de alambre.
“Los decoradores tenemos algo de analistas sociales y acá la reflexión siempre deriva en que somos muy uniformados. Mi mamá es la reina de la desfachatez. Ella me enseñó que siempre que prime el buen gusto, todo vale. Y eso es lo que intento desde mi trabajo. No decirle “no” a nada. Por eso en el local, la puesta en escena es generosa. Te puede gustar o no, pero nunca vas a dejar de sorprenderte. Mi idea es que la gente vea un “total look”, como hacen los americanos, por eso hay área de blanco, baño, cocina y un sinfín de detalles”, señala.
Maceteros y cajas en découpage, velas estampadas, farolitos chinos, cortinas con cuentas de plásticos, cristalería y vajilla antigua, también son de la partida. Milagros pone la fruta y verdura en cajas pintadas a mano, abreva de rosas naturales y de las otras para todo y no les hace asco a los colores vibrantes. ¿Ingredientes Resta? “Algo antiguo, algo nuevo, algo blanco, una araña (no puedo iluminar sin ellas) y mucho amor”, detalla.

Milagros: Gorriti 5417, entre las vías de Juan B. Justo y Godoy Cruz, 4899-0991, www.milagrosresta.com.ar, [email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.