no

Jueves, 6 de septiembre de 2007

BLACK EYED PEAS EN EL PEPSI MUSIC

Infinitas posibilidades

La banda que ¿lidera? Fergie llevó el hip hop negro a lugares donde nunca antes había llegado. La ¿rubia? hypeó a la agrupación que se convirtió en hip “pop”era. En el medio, Will.I.Am sacó un disco y produjo el próximo trabajo de Michael Jackson. “Sé que llegamos lejos”, le dice al NO.

 Por Juan Manuel Strassburger

“Sí”, “No”, “Más o menos”. Para ser rapper, Will.I.Am no es muy verborrágico que digamos. A semanas de lanzar Songs about Girls, su primer disco solista, el interés que transmite el más hiphopero de los Black Eyed Peas es algo displicente. “Estoy contento, sí. Pero no más que otros discos que hice con los chicos. A todos los álbumes que grabo les pongo especial atención”, relativiza al NO, con más silencios que palabras, una mañana de agosto por teléfono. “No quise sacarlo antes, porque era más importante darle lugar a Black Eyed Peas, la base de todo nuestro trabajo. A lo que más empeño le pusimos. Pero ahora que la banda ya está instalada (cumplen una década el año que viene), sí me pareció que era el momento.”

Recordemos: Black Eyed Peas ya era en 1996 una banda recurrente del circuito R&B de los Estados Unidos. Aunque no fue hasta el ingreso de la rubia y sensual Fergie que el grupo alcanzó status global. Hasta entonces no se diferenciaban mucho de los otros actos hiphoperos de Los Angeles. Pero la amalgama estilística que se produjo con la entrada de Fergie, más la destreza de Will.I.Am y el resto de la banda para componer hits como Pump it, Hey Mama o el meloso Where is the Love?, lograron lo que pocos apostaban: que los Black Eyed Peas llevaran el hip hop (¿o habría que decir hip pop?) a las radios de cantantes latinos (más propensas a pasar Enrique Iglesias o Ricardo Montaner que Lauryn Hill). “Sé que con el grupo llegamos a lugares que muchos no llegaron. Y eso me gratifica”, reconoce Will. El año pasado, por cierto, llegaron al Personal Fest para proponer un show por demás olvidable, la misma noche en la que descolló Madness.

“Pero ahora estoy concentrado en Songs about Girls”, dice Will.I.Am. ¿Y qué trae Songs...? En principio, como era de esperar, un sonido más “duro”. El simple I Got it from my Mama, que ya suena en algunos radios, es una buena muestra de ello: letra rappeada sobre una base entre funk y electro (sensacionales los efectos símil disparos de videojuego, en el medio del tema) y un estribillo cero pop. “El disco tiene mucho electro y house, siempre mezclado con funk y soul, que es lo que más me gusta. Una onda que no podía hacer tanto con el grupo”, detalla. Sin embargo, la gran apuesta del Will son las letras. Según dejó trascender en más de una entrevista, el cerebro musical de los Black Eyed Peas puso toda la carne al asador en cuanto a la descripción de sus relaciones sentimentales pasadas (de ahí el título del álbum).

A diferencia del rockero típico (que se esfuerza por aclarar que lo que canta no tiene relación literal con su vida), los rappers parecen buscar acentuar el componente autorreferencial en las letras. Y explicitarlo. “Busqué que Songs... fuera un trabajo muy autobiográfico. Que hablara de amor, desengaño, relaciones destructivas. Un álbum personal, que tocara a fondo todas mis relaciones de los 20 a los 30.” Will tiene hoy 32 y accede cuando se le pide que haga un balance de las mujeres que conoció en su vida. “Bueno, he tenido suerte –ríe, por primera vez, del otro lado de la línea–. Todas las mujeres que conocí fueron importantes. Mi madre, mi ex novia, mi otra ex novia... Todas me enseñaron a soñar, a trabajar fuerte en lo que quería en la vida.” La visión romántica es acorde con el idealismo pacifista de Where is the Love? Pero el propio Will reconoce que, muchas veces, las cosas no resultan así de armónicas. “Tuve una relación larga que terminó mal. Y este disco ha sido la manera de conjurarla”, reconoció el cantante hace poco.

Pero la habilidad musical de Will.I.Am va más allá de lo personal y se extiende a territorios ajenos. A principios de 2007, el cantante fue noticia por difundirse que el mismísimo Michael Jackson lo había elegido como un productor-amigo de su demoradísimo nuevo disco. ¿Cómo fue la experiencia? “Michael es un amigo”, confirma Will. “La idea es sacar un disco el año que viene. Algo realmente melódico, con mucho dance music y soul. Soy una persona a la que le gusta darle importancia al ritmo tanto como a la melodía. Y ese equilibrio fue lo que buscamos con Michael.”

En cuanto al talento –hoy puesto en duda por la crítica especializada en Estados Unidos– del autor de Thriller, para Will sigue intacto: “Hace una música positiva e innovadora. Ya van a ver cuando salga”, apuesta. Otra coincidencia es que, como Michael Jackson en la época de Dangerous (1991), el líder de los Black Eyed Peas también estuvo filmando en Río de Janeiro, Brasil. Aunque en el caso de Will, además del clip de I Got it from my Mama, la estadía también incluyó la grabación de una película bajo las órdenes de Bryan Barber, viejo colaborador de la banda y director de clips emblemáticos del hip hop como Skew it on the Barbie de los Outkast. “Va a ser de acción. Fue mi primera vez como actor. En ese rubro admiro mucho el trabajo de Brad Pitt, Samuel Jackson y Will Smith.”

–Con los Black Eyed Peas van a pisar por segunda vez la Argentina en un año. ¿Qué expectativas tienen? ¿Pensás tocar algo de tu disco solista?

–Probablemente haga un set. Espero que el show tenga aún más energía que el anterior. Apenas estuvimos tres días. Pero recuerdo que las mujeres eran hermosas y la comida, excelente. Ojalá esta vez tenga más tiempo para recorrer la ciudad.

* The Black Eyed Peas toca el 30 de septiembre en el Pepsi Music, Club Ciudad de Buenos Aires.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared