no

Jueves, 29 de enero de 2009

PROYECTO GOMEZ, MUSICA EN EL BORDE

Hombre pulpo

 Por Matías Córdoba

En los shows de Proyecto Gómez, entre ambientaciones psicodélicas, pueden encontrarse guitarras, bajos de tres cuerdas, baterías y teclados, pero también instrumentos atípicos como una sartén. Y todo en manos de un solo intérprete. En el MySpace de Proyecto Gómez puede leerse: “La idea del vivo es la construcción y la deconstrucción de cada tema”. ¿Será por eso que todo suena surreal? “Yo busco un lenguaje propio, un lenguaje nuevo”, explica Rodrigo Gómez. “La música que más me interesa no participa del circuito oficial, está en el borde. Y trato de que mi música también forme parte de ese borde.” Lo logra, claro, con un obrar bastante particular: en los recitales toca todos los instrumentos, los graba y los reproduce al instante. Se puede escuchar una misma frase hasta el hartazgo, una misma línea de bajo y una progresión de acordes bastante rudimentaria (“sólo sé tocar bien la batería”, aclara), pero que complementan muy bien a las canciones.

“Después de lo de Cromañón tuve que inventar lugares para tocar. Uno fue mi casa. La entrada era gratuita. Así presenté todos mis discos de estudio”, detalla. Y ya son tres: Proyecto Gómez (2002), Doble y Veremos (2004). Y para él, la gran sorpresa fue cuando recibió un e-mail del sello canadiense Apegenine. ¿El arreglo? Su nuevo disco será editado en septiembre en Estados Unidos y Europa. Sin embargo, ¿qué es, básicamente, este Proyecto Gómez? “Es una decantación de cosas que hacía cuando era chico”, explica Ricardo. “Algo pasó en mi infancia. Esto es el resultado de años y años de hacer cosas. Nunca me propuse hacer algo solista, pero siempre grabé mucho. Mi vieja me cuenta que, de chico, lo único que hacía era golpear cosas y darle un ritmo”, confía.

Copiar, pegar, loopear. Todo el proceso de tocar en vivo tuvo que aprenderlo rápido. Y eso es lo que propone con su música: inmediatez. Por la manera de encarar el proyecto, todo parece remitir a Moondog en los ‘50; pero también a lo que hace hoy Santiago Vázquez en Punch! o lo que intenta Juana Molina en vivo. “Puedo hacer muchas cosas sobre el escenario. Cuando uno se da cuenta de lo que puede hacer, la felicidad es inminente. Esa es mi forma de trabajo: encarar los proyectos”, resume Rodrigo, también baterista de Gordöloco Trío. Lo surreal de su causa tiene que ver con la manera de cantar, con esa facilidad que tiene para ponerle voz a esas onomatopeyas y neologismos que inventa, en pseudo inglés y pseudo alemán. “Mis canciones tienen palabras alemanas, inglesas, pero todas inventadas, o que escuché en alguna canción y me gustaron cómo sonaban”, confiesa. “No sé ninguno de los dos idiomas y nunca los voy a aprender.”

* Proyecto Gómez toca mañana a las 22 en Zaguán Sur, Moreno 2320, junto a Leonello Zambón y Calidoscopio. Gratis.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: CECILIA SALAS
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.