no

Jueves, 5 de marzo de 2009

LA BANDA QUE NUNCA VAS A ESCUCHAR

Hoy: Olga Prottonatto, ex Bandana que se volcó al punk satánico*

 Por Javier Aguirre

El semillero de talentos teens –o talenteens– que en la primera mitad de la década significaron los reality shows de castings pseudo artísticos, aportó, qué duda cabe, una cuota de renovación en la música popular. Por ello, así como en el extranjero Robbie Williams iniciara su carrera en una banda de diseño, otros grupos argentinos surgidos de programas de televisión funcionaron como carne en descomposición de la que brotaron decenas de larvas de artistas, como el ex Mambrú que abrazó el tedio y ahora toca jazz fusión; como el ex KtrasK que engordó 36 kilos y ahora hace blues progresivo; o como el ex Scratch 8 que dejó la música y ahora está prófugo de la Interpol. Pero de todas las agrupaciones adolescentes conformadas en la televisión, la más adorada por el público fue Bandana, una de cuyas figuras clave inicia una carrera en solitario con fuerte sesgo rockero: se trata de la recordada Olga Prottonatto. No, no es la ex Bandana emo, ni tampoco la ex Bandana rockchabonera, ni mucho menos la ex Bandana hip-hopera, ni siquiera la ex Bandana masajista. En realidad, Olga no fue miembro estable del quinteto sino que realizó una suplencia como vice-coach interina de la agrupación (ejerció durante 15 días, a fines de 2002), pero la impronta que le dio a la propuesta artística de las chicas fue tan fuerte, comprometida y jugada desde lo artístico, que permanece en la memoria colectiva de los televidentes como “la vice-coach interina de Bandana que sólo estuvo 15 días”.

“Quiero capitalizar ese éxito”, dice Olga, que acaba de debutar como cantante de su nueva banda, The Prottonattos, con la que endurece su perfil creativo y sorprende con un vibrante punk satánico. Olga apunta a los niños ingenuotes que alguna vez fueron público de Bandana y que hoy son púberes alzados, con voz grave y acné infectado. “Hoy los chicos tienen gustos cambiantes, y así como en un momento de la vida les gusta bailar el pop más imbécil y rudimentario, un par de años más tarde se tatúan la piel con una hoja de afeitar, intercambian vómito y escupidas con sus amigos y le cantan loas a Satanás”, asegura, con la convicción propia de toda estrella de la TV.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.