no

Jueves, 14 de mayo de 2009

TRAVESTI SOPORTA A BABASONICOS

"Es un sacerdocio"

Los músicos Fernando Floxon y Alejandro Torres editaron un disco epónimo altamente celebrado por el arte de tapa que lleva a Moria Casán en la portada. Pero hay más.

 Por Roque Casciero

Claro que impacta la tapa de Travesti, el tercer opus del dúo homónimo: Moria Casán en plan icono queer, desborde de tetas y rostro esculpido. La imagen se logró gracias a los buenos oficios de la hija de la diva, Sofía Gala, pareja del babasónico Diego Tuñón (el disco salió por Bultaco, el sello de los Babas), y les abrió a los Travesti puertas inesperadas. Sin esa tapa desafiante, tal vez nunca la dupla conformada por Fernando Floxon (voz y guitarra) y Alejandro Torres (programaciones y sintes) hubiera visitado el living televisivo de Mariana Fabbiani. Sin embargo, Floxon dice que lo más extraño que les pasó fue que él y su compañero aprendieran “a manejar el timming” televisivo. “Entiendo a estas chicas que son como celebrities que van y vienen, las chicas de cola less, que quieren estar todo el día delante de una cámara. Sentí esa adrenalina. Fuimos dos veces a la tele y ya estaba preparado para una tercera. Lo más bizarro fue que nosotros, como seres marginales, estuviéramos en esa máquina”, reflexiona.

–En varias entrevistas hablaron de que su objetivo era el “lucro sucio”. ¿En serio buscan eso?

–Sería como una venganza, la última frontera (risas). Travesti no se basa sólo en eso, uno desea crecer espiritualmente y ser mejor persona. Estar en los sonidos y la palabra, con lo que implica el matrimonio Floxon–Torres, es un sacerdocio, una devoción.

–Hay otros mecanismos para tener el éxito comercial.

–Claro, pero la venganza sería hacerlo en nuestros términos. No tenemos que ir a Operación Triunfo: queremos hacerlo con nuestra música oscura.

–Ponerle a su tercer disco el nombre de la banda, ¿es una suerte de autoafirmación?

–En realidad, tuvimos diferentes nombres cuando surgió la idea de grabar este disco. Teníamos títulos como El éxito del exceso es la escatología o Tunning, que es de donde salió el concepto del sonido. Como veníamos de una etapa un poco más anárquica, tanto en el sonido como en lo emocional, tunning significaba ordenar y revestir esa anarquía con sonidos sintéticos que pudieran llegar a diferentes oídos. Lo de la autoafirmación podría ser... incluso, el disco abre con El rumbo del brujo, que habla de “la danza del travesti”. Bueno, esa danza apareció sola y aprendimos a bailarla, la pusimos en forma de música y palabras.

–No estudies es un tema ajeno. ¿Por eso tiene tanta bajada de línea?

–El tema puede sonar a enojo adolescente, pero cuando ves cómo opera cierta inteligentzia, es para decir “no estudies, de nada te servirá, porque de hambre morís igual”. Está dirigido a esa gente que estudia para lograr algo del arte, porque nos sentimos bombardeados por todo eso donde la misión es ser profesional. No me gusta la gente que estudia para ser artista... No estudies es una canción muy vieja de un grupo punk de zona sur llamado Acido Camboyano, que existe desde la época de El Lado Salvaje y Los Corrosivos, aunque nunca tuvo un disco. La letra es de Maguila, Adrián Vásquez, que es como un Dee Dee Ramone al que le falta un dedo y tiene pinta de marine, un tipo al que quiero mucho. Por eso, más allá de la bajada de línea, hay cariño y respeto para gente que siempre estuvo... ¡y sin estudiar! Gente que estuvo por el arte, para mostrarnos a los más jóvenes que con honestidad en el arte... es mejor.

* Travesti será parte del Babafest este sábado en el Club Ciudad, junto a Babasónicos, El Mató A Un Policía Motorizado, Victoria Mil y Coco. A las 19.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.