no

Jueves, 16 de julio de 2009

HUMOR EN LA WEB PARA PASAR EL ENCIERRO

Uhh, qué flash (reader)

MatiasTV, Colores Corrosivos, Los Cortina y Toronja Producciones son cortos, animaciones y satiras kitschs que inundan la web en estos tiempos de barbijo feliz. De los “celulares floggers bisecsuales” a “organizar un piquete violento en todos los cines de la Argentina para que nunca se estrene la pelicula de Dragon Ball” hay mucho para ver.

 Por Luis Paz

Cuando aparece la pandemia, ocurre un precario y tácito contrato social, un nuevo modelo de estado de sitio. Teatros, clubes, cines y otros espacios culturales cierran. Los que son padres deciden invertir lo que gastarían en salir a cenar en barbijos y potes de alcohol en gel. Los grupos de amigos no encuentran boliches abiertos y hacen reuniones en casas, pero los delivery de bebidas tienen horas de demora y siempre está la posibilidad de que alguien arruine la fiesta. En ese clima casi postapocalíptico a la Phillip K. Dick, la diversión y el esparcimiento se revalorizan en la esfera de lo privado. Pero la reclusión puede llevar a la masturbación compulsiva. ¿Entonces? Una vez más, Internet ofrece la respuesta en los ejemplos de MatíasTV, Colores Corrosivos, Los Cortina y Toronja Producciones: animaciones locas, cortos de humor absurdo e inteligente y sátiras kitsch entre Capusotto y Tinelli para quien adolece de posibilidades de ocio y hace días que no encuentra la sonrisa más allá de su barbijo.

“Tenemos chicas y chicos lindos, dibujos parlantes que se mueven con muchísimos colores, caramelos ricos y drogas. Si no te metés, te pongo. Besitos.” De ese modo, Matías Choto, que dice tener 21, ser viudo y medir un metro ochenta, presenta su producto, Matias-TV.com.ar, hogar de los Movil Rangers –unos “celulares floggers bisecsuales”, escatológicos y puteadores que combaten al Monstruo Caradeorto, al Monstruo Malparido y al Monstruo Chupanasta–, los Telechubbies –una webserie repleta de publicidades ficticias en la que los cuatro muñecos más odiables de la historia se enfrentan a un productor de televisión desquiciado por el rating– y La Brigada Comidita –protagonizada por un mate, una empanada y un chorizo que luchan por el Bien, con las participaciones especiales de Barney, Shrek, Wanda Nara, el Pato Donald, Inodoro Pereyra y Superhijitus–-.

La oferta es suficiente para pasar las vacaciones de invierno, el receso universitario o la licencia conseguida del laburo gracias a una revisión médica trucha. Pero si la cuarentena se extiende, MatiasTV da otras posibilidades: juegos en flash inspirados en sus series, en los que nada es lo que parece; y “otras animaciones impresionantes” como un videoclip inédito de Evanescens, outtakes de Harry Petter y una explosión de carcajadas gracias al Bebé Puto.

Animaciones y guiones corren por cuenta de Matías Choto, que en algunos blogs y foros de Internet se convirtió en una celebridad gracias a sus ocurrencias. Un pibe que, probablemente, no haya ido jamás al analista. De cualquier forma, MatiasTV viene a ser otra demostración de cómo las nuevas tecnologías facilitan la factura de obras de humor, incluso cuando se trata de una propuesta crítica con los “celulares palanca al piso” y los productores de reality shows.

Otro ejemplo de autor de animación humorístico y digital en flash es Colores Corrosivos (colorescorrosivos.blogspot.com), una coproducción entre el guionista Aníbal y el dibujante Magrio con una pequeña galería de cortos sobre un juez que juega a darle garrotazos a todo lo políticamente incorrecto, una sesión de acupuntura que termina con un puercoespín sodomizando al protagonista y una demostración de que “la libertad es fanática” tan ocurrente que mejor no revelarla. Además, Colores Corrosivos ofrece relecturas de cuadros y cuentos que han logrado fama y la sensación siempre presente de dejar moralejas.

En otro esfuerzo de producción sin precedentes, Toronja Producciones (toronjosadventures.blogspot.com) revivió el clásico kitschnerista de El Símbolo que fue La isla del sol y lo convirtió en La isla de Lost, un videoclip que fue hitazo en YouTube gracias a un estribillo de los memorables: “Ojo con Locke / en la isla de Lost”. La canción recorrió radios y el video canales y noticiarios. Al comienzo, Jack, Kate, Sayid, Sawyer, Hurley y Locke realizan una coreografía con guiños a algunas escenas de la serie, pero luego el videoclip hace una serie lisérgica de elipsis y acaba en todos apretando en la escotilla. Un poco allí está lo mejor de los Toronja, la sorpresa.

Pero hay mucho más para los que no siguen, siguieron o seguirán la historia de los sobrevivientes del Oceanic 815. Como prometen desde su institucional: “¿Toronja? ¿producciones? ¿Mi vieja qué? Muchas preguntas que tienen respuesta pero no aquí... Aquí sólo encontrarán videos re gore, bizarros, cortos extraños, animaciones mal hechas, y las noticias que esta putrefacta productora es capaz de brindar”.

En principio, los videoclips musicales y publicitarios de la bebida Toronja, “Dragon Ball” (“Si usted quiere organizar un piquete violento en todos los cines de la Argentina para que nunca se estrene la película de Dragon Ball”) e “Hija flogger” (“Si usted quiere darle masa a las amigas de su hija flogger mientras toman sol desnudas en la terraza de su casa”). En ambos casos, “si se da la ocasión y le pone el corazón, no se quede con las ganas”, proponen los cinco Toronja Producciones. El slogan de la campaña: “La vida es... tomatelás”.

Los Cortina son otro de los pocos ejemplos de humoristas –incluso se los podría llamar actores– que le ponen el cuerpo y no el pincel (o el cursor) a sus producciones. En los cortos que presentan en su sitio LosCortina.com.ar, Martín Musotto y Fernando Aloisio combinan el chiste sutil con el costumbrismo, aunque con cierto grado de bizarría tal vez radicado en su facilidad para inventar palabras y conceptos, lo que a su vez puede buscarse en su recurso madre: la improvisación. Y en eso son especialmente precisos cuando se olvidan de Todo x $2. Así lo intentarán demostrar en Los cortina en el Edén, su primer largometraje, que fue filmado en Córdoba durante tres semanas y otra en Buenos Aires, donde llegaron a filmar en ¡un aeroclub!

Estos sitios pueden otorgarle a cualquier lector del NO más o menos acostumbrado a leer a Gustavo Sala una sonrisa. En ocasiones, y con ayuda de sustancias facilitadoras, como los amigos y otras yerbas, provocarán risas. Pero como ya dijo Vicentino, “los caminos de la red son muy difícil de andarlos” y a cada momento aparecen nuevas ofertas de diversión gratuita apta para todo público (que tenga banda ancha).

Si no, basta recordar las experiencias de los Cual Cerdo en doblaje de escenas de la vida natural (aquel video del “canguro puto” o aquella escena de necrofilia entre dos palomas); revisitar los CD donde están los backups del disco rígido del comienzo de la década y reencontrarse con El Mono Mario, Alejo & Valentina y todo Loco Arts, o investigar los canales de YouTube, los blogs, los foros, y todo eso que tanta diversión puede ofrecerle al recluido por la peste chancha.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.