no

Jueves, 8 de octubre de 2009

MERCEDES SOSA, PUENTE DE GENERACIONES (1935-2009)

MONSTRUO GRANDE

 Por Mariano Blejman

Más allá del frecuente revisionismo enciclopédico de la historia contemporánea que hacemos los medios “especializados”, la relación entre el rock y la izquierda argentina no había sido para nada buena durante los años ‘60 y ‘70. Para la militancia política, el rock era un agente más del Imperialismo yanqui; y para el rock, la militancia política era demasiado trabajosa. La revolución socialista era para las masas. La revolución musical era para el cuerpo propio, los sonidos, las drogas y el pelo largo. El rock fue un pequeño foco de resistencia personal frente a la devastación política, la cual no sufrió realmente. Entonces, Mercedes Sosa volvió del exilio y realizó unos conciertos en el Teatro Opera cuando la dictadura militar todavía no se había ido. Fueron los primeros aires de libertad, después de la masacre. Tal vez el primer tema que cantó de rock fue Cuando ya me empiece a quedar solo de Charly García o Sólo le pido a Dios de León Gieco (aunque este último tema, más que rockero, puede considerarse folk crossover inspirado en Bob Dylan). Con una notable capacidad para integrar mundos, Mercedes Sosa entendió que el rock argentino era parte del Nuevo Cancionero; y en años siguientes cantó también junto a Fito Páez (grabó el disco Yo vengo a ofrecer mi corazón en el ‘85). Esas primeras canciones de rockeros (las más aceptables) apadrinaron la escena dentro de la izquierda, que entendió que eso de la efervescencia argentina post-Malvinas podía ser parte de otro relato de resistencia. Pero, curiosamente, el rock no fue mucho más allá de Mercedes Sosa. Si es cierto que el Pity Alvarez estuvo en esos conciertos (lo dijo en una entrevista de la Rolling Stone) y se vio inspirado en ella para continuar su carrera, no pareció notarse. La amplia camada del Nuevo Cancionero no percudió la retórica del rock. O sea, aunque hoy cueste creerlo, Mercedes Sosa hizo más por legitimar el rock socialmente que lo que el rock hizo por interpretar a los artistas que venían bajo su poncho. La cosa no fue mucho más allá. Desde mediados de los ‘90, la relación de Mercedes Sosa con el rock se discontinuó. Ahora, extrañamente, el puente lo saltaron los puertorriqueños de Calle 13, cuando grabaron Para un niño en la calle sobre un poema de Armando Tejada Gómez. ¿Y quién, entre los rockeros actuales, sabe quién fue Tejada Gómez? ¿Y entre su público?

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: JORGE SCLAR
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.