no

Jueves, 8 de abril de 2010

THE JUAN MACLEAN VIENE EN DJ SET

House organ

El músico, productor y dj estadounidense se balancea definitivamente hacia el terreno del house, sobre todo con la salida de su flamante The Future Will Come.

 Por Yumber Vera Rojas

Después de brindar una de las sesiones más brillantes y electrizantes que haya deleitado a las pistas porteñas en el último lustro, The Juan MacLean retorna a la capital argentina –tres años más tarde– para esta vez sí no dejar supervivientes, en un DJ set que recreará la embrionaria y gloriosa escuela de la música dance neoyorquina de fines de los ‘70 y comienzos de los ‘80. No obstante, tras moverse entre el electro y la nü disco, el productor, músico y deejay estadounidense ha decidido inclinar la balanza hacia el house, especialmente luego de la salida de su segundo álbum, The Future Will Come (2009). “Definitivamente quedé conmovido con la vieja escuela del house”, comparte John MacLean, el hombre detrás del alter ego, en exclusiva para el NO. “Hay tantas cosas increíblemente buenas del deep house e incluso del tech house que se hace hoy por hoy. Parece que existe una tendencia a hurgar en los orígenes del género, aunque a través de un sonido contemporáneo. Creo que es la música del momento. El público se cansó de la distorsión del electro, y quiere algo más melódico y cantado. Todo el que estaba metido en la nü disco en los últimos tiempos parece ser ahora fanático del house.”

A diferencia de su rimbombante ópera prima Less than Human (2005), la secuela de The Juan MacLean, otrora teclista y guitarrista del grupo de post punk, electro y hardcore Six Finger Satellite, apostó por la canción orientada al dancefloor. “Luego de volver a escuchar mi primer larga duración, me di cuenta de que había una especie de voz en casi todos los tracks. Así que hacer énfasis en ello parecía lógico en un álbum de estudio que pretende ser escuchado en casa. Los discos instrumentales se ponen aburridos después de unos cuantos temas.” John, quien constituyó una banda para salir de gira apenas apareció en las bateas con su debut y convocó a Nancy Whang (miembro de LCD Soundsystem) como co-cantante del combinado, reconoce en The Human League una gran influencia al momento de confeccionar esta flamante producción, que tiene en el corte Happy House su himno. “Cuando Nancy y yo imaginamos este trabajo, decidimos establecer un equilibrio en la presencia vocal, incluso en los duetos. Buscamos otros grupos que hubieran hecho lo mismo, y el único que nos pareció relevante fue The Human League, que ya era influyente en ambos. Una canción pop de la talla de Don’t you Want me, más allá de que es un tanto cursi, es un referente para nosotros.”

Caballito de batalla de DFA Records (cuyo catálogo reúne nada menos que a LCD Soundsystem, Hercules and Love Affair, Holy Ghost!, Shit Robot y a YACHT), el laboratorio sonoro concebido en 2002 por John sostiene afinidades conceptuales con el resto de los nombres de la escudería neoyorquina. “Por un lado, todos ponemos mucho hincapié en utilizar partes del vivo en nuestras grabaciones. Además invocamos el dance de la vieja escuela y empleamos técnicas de la música electrónica para hacer pop. Y, por supuesto, ocasionalmente están presentes las palmas y los cencerros, que se tornaron en la marca del sonido de DFA.” Pese al caudaloso aporte que ha legado Estados Unidos a la electrónica, el público de la nación norteamericana todavía se resiste a bailar. “El dance no juega el mismo papel en nuestra cultura como en la de otros países. La gente nunca fue al club para escuchar DJs, por ejemplo. Los estadounidenses generalmente están frustrados y piensan demasiado las cosas. Por eso la idea de salir a bailar un funky tonto no convoca a muchas personas. Asimismo, en mi país sólo podés ser fan de un tipo de música. Si te gusta el indie rock, es probable que odies el dance.”

Maestro de medio turno antes de formar este proyecto, MacLean –que incluyó el tema Pieces of me, del productor y DJ argentino Manuel Sahagun, en el compilado que le fue encargado para la serie DJ-Kicks (2010)– explica las diferencias entre un recital y una sesión en calidad de deejay. “Con la banda realizo un show de música dance fuerte y ampuloso. Me parece ofensivo anunciar un ‘vivo’, y de pronto ver a un tipo con una laptop. En cuanto a mi faceta como DJ, trato de involucrar igualmente a la audiencia. Si bien uso vinilos que son caros y molestan por su peso, no me cabe dudas de que aportan sensibilidad a la experiencia de hacer bailar al público.” Obsesionado con el futuro y al mismo tiempo frustrado por las limitaciones que la Internet le dio a la imaginería del mañana, el artista estadounidense revela el origen de su alias: “Mientras James Murphy (de DFA y LCD Soundsystem) y yo oíamos la cara B de mi primer 12 pulgadas, TG–3X, que se encuentra inspirado en Juan Atkins y los inicios del Detroit techno, Marcus Lambkin, de Shit Robot, entró al cuarto donde estábamos y dijo: ‘¿Quién te creés que sos, Juan MacLean?’. James me miró y soltó: ‘¡Eso es, de ahora en adelante serás Juan MacLean!’”.

* The Juan MacLean DJ set, DJ Joven y Zuker este sábado en Studio Crobar (Av. Infanta Isabel y Av. Marcelino Freyre), a partir de las 23.30.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.