no

Jueves, 3 de noviembre de 2011

TORO Y MOI, LA SENSACIóN DEL CHILLWAVE

“Estoy aburrido de la electrónica”

A punto de cumplir 25 años, el afrofilipino Chazwick Bundick saborea las mieles del reconocimiento mezclando pop, disco espacial y soul planetario.

 Por Yumber Vera Rojas

Cuatro décadas después de que Joe Bataan revolucionara la escena musical neoyorquina con su disco Riot! (1968), que se transformó en todo un acontecimiento porque le develó al mundo el entonces incipiente latin soul, otro afrofilipino vuelve a encabezar una nueva rebelión sonora en el corazón de Estados Unidos. Chazwick Bundick no conoce personalmente a la otrora estrella de la Fania e inventor de la etiqueta salsoul, pero sabe sobre la importancia de su legado. Lo que los diferencia es que en la era 2.0, Bundick, el artífice de Toro y Moi, no tuvo que esperar tanto para disfrutar del reconocimiento. Su breve obra le alcanza para ser uno de los actuales caciques del indie de su país, además de principal referente del género que hoy está en boca de todos: el chillwave. “Está bueno que me vinculen con este movimiento, no me molesta”, asegura el músico y productor de Carolina del Sur, en exclusiva para el NO. “Sólo me incomoda que los artistas concentren su atención en cosas como ésta.”

Su último disco de estudio, Underneath the Pine, editado en febrero de este año, mantiene la veta de su celebrada ópera prima, Causers of this (2010). Aunque en esta oportunidad, “Chaz” sustituyó la psicodelia digital y unipersonal de su debut por una más orgánica y grupal. “Como me gusta hacer diferentes tipos de canciones, sólo era cuestión de tiempo poder llegar a grabar un álbum que sonara de esta manera”, dice. Quizás el sonido fantasmagórico que atraviesa a esta producción tenga que ver con el peso de Ennio Morricone y las bandas de sonido de terror al momento de pensar en la hechura de las canciones. “No sólo las de terror. Me interesa todo tipo de sountracks. Y de Ennio tomé sus ritmos y beats.”

El segundo álbum de Toro y Moi es un trabajo que, sin dudas, reditúa la chapa de joven maravilla de Bundick. Se trata de una realización lozana, provocativa, lasciva y contagiosa, que tiene en el sencillo New Beat una estupenda muestra de la reverberación adolescente: “Esa canción habla acerca de regresar a la casa de mis padres, y de dejar atrás los problemas que causa el ego”. Al igual que Ariel Pink, Toro y Moi es uno de los nuevos artífices sonoros estadounidenses que le dieron un matiz más contemporáneo a lo retro. “Me siento afín a la mayoría de los artistas que durante el proceso de creación se inspiran en las propuestas del pasado”, comparte el también DJ y remixador. “Todo se reduce a la manera de poder darle un giro personal a esto. Me gustan sobre todo las propuestas de los ‘70, porque son suaves y cálidas.”

Si bien lo que emparienta a exponentes de la chillwave como Washed Out, Memory Tapes o Neon Indian es la actitud lo fi y el soporte para concebir sus canciones (procesadores, ecos, capas de sintetizadores, loops y sampleos), el identikit de Chaz es único, especialmente en Underneath the Pine: disco espacial, soul planetario y el pop ochentoso de semblante funk que enaltecieron Rockwell, Imagination o Shalamar. “Recién ahora empecé a conectarme con la gente negra a través de mis temas. Cuando crecí, la mayoría de mis amigos eran blancos. Me encanta el poder de la música.”

Bundick se estrenará en Buenos Aires a pocas semanas de la aparición de Freaking Out, un EP que sorprende porque se sube a la pista de baile. “Estaba buscando hacer algo realmente pop. Soy un apasionado de la música dance”, señala y advierte que su performance en la capital argentina será similar a la que presentó en festivales como el Sónar. Actuará días antes de cumplir su primer cuarto de siglo de vida, el 7 de noviembre, fecha para la que estará en Brasil en medio de su gira por Sudamérica. “¿Te enteraste por Wikipedia?”, pregunta entre risas. “Ese día bailaré y tomaré una copa.” A pesar de que todavía le parece una locura su veloz ascenso, Toro y Moi tiene rendido a sus pies a medio Estados Unidos. Lo único que le irrita es el indie norteamericano: “Estoy aburrido de la electrónica y de todas esas etiquetas que se inventan: reverb/jangly rock stuff, the surfy, twee sound. Parecen una gran ironía. Es una pena, pero creo que Internet logró que nuestra atención se hiciera ridículamente corta”.

* Toro y Moi toca el viernes 4 de noviembre en el Personal Fest de GEBA, sede San Martín, Figueroa Alcorta 5575. A las 18.15.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.