no

Jueves, 15 de marzo de 2012

ENTREVISTA A ANDRES NUSSER, COMPOSITOR DE LA BANDA CHILENA ASTRO

“Internet es el fin de todo”

Astro es uno de los grupos musicales de vanguardia para este movimiento de veinteañeros libres nacidos, instruidos y crecidos en democracia. “Admiro la resistencia de aquellos años”, dice Nusser sobre la dictadura chilena.

 Por Luis Paz

La banda chilena Aguaturbia fue (y aún es) una de las menos ponderadas dentro de la tradición de la psicodelia sudamericana. El grupo liderado por la pareja hippy de Carlos Corales (compositor y guitarrista) y Denise (cantante) editó su debut Aguaturbia en 1970 y, meses después, su Vol. 2, condensando un aquelarre musical de armonías expansivas y surrealismo en una suerte de proto pop psicodélico de protesta. En el arte del primer LP aparecían desnudos, con el bajista Ricardo Briones y el baterista Willy Cavada, y pese a que no mostraban sus genitales (a diferencia de Lennon y Ono en Two Virgins), aquella osadía, sus libres cabellos y su estridencia les valieron la reprobación moral del conservadurismo de Santiago. Hasta el diario La Segunda los puso en una histérica tapa que les adosaba un combo de “drogas psicodélicas, incitación a la revuelta y depravación”. Hechos todavía más violentos hubo en torno de Congreso, Arena Movediza, los Destruction Mac’s y Los Juglares, que debieron ajustarse a toques de queda, razzias y noches de encierro a manos de los carabineros.

A más de dos décadas del final de la dictadura de Pinochet, Chile atravesó en los últimos años otro despertar pop que lo acercó al actual alba psicodélico, al que contribuyeron tanto Internet como oráculo (in)formativo, como la expansión del autocultivo del cáñamo y del uso de la pepa entre el piberío y la irrupción de bandas, narradores, realizadores audiovisuales y artistas jóvenes con nuevas cosmogonías y conciencias ampliadas a cuestas. Astro es uno de los grupos musicales de vanguardia para este movimiento de veinteañeros libres nacidos, instruidos y crecidos en democracia.

“Admiro la resistencia de aquellos años. Oprimir los contenidos de los artistas es un crimen desfachatado que ataca a los creadores y a quienes se nutren del arte. Pero creo que al fin el fantasma de la dictadura ha desaparecido para Chile, dejando el camino abierto para todos”, considera para el NO el compositor, cantante y uno de los fundadores del ensamble, Andrés Nusser. Junto a Octavio Caviedes, se conocieron en la Escuela de Música Moderna y armaron un grupo progresivo, porque por entonces, sobre el tercer cuarto de la década pasada, Yes y Genesis eran la base de sus dietas musicales. Algo de eso quedó para Astro, un proyecto de puro pop psicodélico entre cuerdas de nylon, sintetizadores y voces ambiguas cuya complejidad se teje por detrás, en delicadas estructuras y texturas. No obstante, Nusser opone: “Cada vez creemos menos en que somos parte de un escenario psicodélico. Para nosotros, psicodelia es el Ummagumma de Pink Floyd, mientras que Astro explora un ambiente transparente con mensajes directos sobre la felicidad, en fábulas que involucran a amigos, dioses y la naturaleza. Básicamente intentamos crear escenarios imaginarios, donde nosotros y aquellos que nos escuchen podamos abstraernos durante un rato”.

Hay frescos generacionales en Astro. Por ejemplo, en la hermosa Drogas mágicas, la narración de un presente perfecto de amor, juventud y gloria desde un futuro ya imperfecto en el que todo se ha perdido. Incluida en Le disc de Astrou (que no fue tanto un debut oficial como una compilación de sus temas para México y que también apareció aquí), narra: “No tengo miedo a las masas, te tengo miedo a ti; porque si miro de lejos, me tirarás un misil sónico, me enterrarás tu cuchillo. Hicimos de todo en esta ciudad, era nuestra: rompimos los autos, colgamos pancartas. Eras tan gigante y loca de verdad. Habrán sido drogas mágicas”, canta Nusser en esta pieza.

“Lo principal e inquebrantable, para mí, es la parte artística; y el reto siempre ha sido llevar una visión propia a un choque con lo popular. De todas maneras, hacer canciones también es un oficio, y uno muy serio; pero a la vez no deja de ser entretenido. Y tiene que tener matices: si lo vemos como una paleta de colores, me parece muy tedioso que todas las canciones sean azules. En Astro exploramos eso de una manera amplia, de modo que este disco nos agarre en medio del viaje”, menciona este músico, que el año pasado también sacó su EP solista Karakoram-Mekong, disco tan inventivo y juguetón como lo de Astro, grupo con el que actuó en el Rock al Parque y el Vive Latino, y por estos días gira por los Estados Unidos.

En ese tren compositivo, los Astro (Nicolás Arancibia y Daniel Varas completan el grupo), tienen una referencia que sorprende: Luis Alberto Spinetta. “La música del Flaco es una de las cosas más importantes que me ha pasado en la vida. Su música y letra me llegaron cuando tenía unos 15 años; fue descubrir un mundo nuevo en la poesía musical. Hay mucho en la manera que tengo de escribir que se lo debo a él, que sin duda fue una inspiración enorme, desde Almendra hasta el disco Silver Sorgo, que me llegó hace un tiempo para quedarse para siempre”, admite Nusser, quien nombra además a un par de bandas de acá que los tienen “impresionados”: Los Animales Superforros y Félix y Los Clavos. También entablaron contacto con Poncho, ya que Zuker tiene la intención de traerlos a una MSTRPLN (ya actuaron en Argentina en 2009, con Las Liebres en el Matienzo; en 2010, con Victoria Mil en el Salón Real; y el año pasado, en el Personal Fest).

“En Chile aún es todo mucho más pequeño”, marca sobre la rica escena trasandina, que en Makaroni, Miss Garrison y Nea Ducci tiene unos locos exponentes indies; y en grupos y solistas como Javiera Mena, Gepe, Dënver y Chico Trujillo a algunos fenómenos en expansión, con la solista a la cabeza. “Somos muchos los que intentamos tirar fuerte hacia arriba. Creo que nos ha costado entender que internet es el fin de todo, y que quizás no debemos gastar más fuerzas en intentar revivir la industria como era antes. Me parece que si tienes dinero para tener una computadora y una guitarra, ya estás en condiciones de salir adelante. Igual, no hay muchos escenarios y es muy difícil que te contraten si no tenés un nombre en la escena, pero eso es otra parte del largo camino que hay para recorrer.”

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.