no

Jueves, 17 de enero de 2013

Cuchá, Cuchá

 Por Santiago Rial Ungaro

“Como me gustaría estar / en una playa en Pinamar / y sin embargo acá estoy / en medio de Constitución”, cantan los integrantes de Bondis en Pinamar, primer tema de Vuelo astral, su EP debut, y con una sola frase demuestran lo positivo que fue para este trío el pasar de cantar en español y abandonar el inglés. Lo que antes era un chiste (llamarse The Bondies) pasó ahora a ser serio: el trío integrado por Facundo Benavente (guitarra y voz), Enzo Ruscio (bajo y coros) y Marcelo Pini (batería y coros) ahora puede aprovechar al máximo su capacidad para hacer pegadizas y contagiosas can ciones pop, ideales para los que nos toca quedarnos en enero en Buenos Aires. “Ya me cansé de hacer canciones que no representan a nadie más que a mí”, cantan los pibes de Bondis en La insistencia, y la verdad es que dan en la tecla: entre sus viajes sónicos y su astucia melódica, los pibes de Bondis parecen tener potencial para hacer canciones que representen a varios. Tal como suele decirse: “Año nuevo, vida nueva”. Y mientras barremos las migajas de pan dulce y juntamos los restos de cañitas voladoras, éste es el momento ideal para rescatar excelentes discos que quedaron aún del año pasado, en algunos casos por su originalidad y su carácter desafiante.

Que salga otra buena nueva banda de La Plata no es algo que sorprenda demasiado, pero en el caso de Myte y sus Linternas Verdes y su debut homónimo basta escuchar a Myte cantar: “Soy como un caja de sorpresas / Soy cuadrada y tengo un moño en la cabeza”, para entender que esta banda es diferente. Por ahí anda Daniel Melero (producción artística, mezcla y post-producción) y Plex, Flipper y Mati B acompañando con bases minimalistas y efectos especiales invasivos a Maite “Myte” Doeswijk, que puede citar en el primer tema a Patricia Saran, Panam, Carlos Sacaan (el del Pan Lactal) y Lacan para que sus rimas logren ser tan hipnóticas como absurdas. Pero además del ejercicio estilístico (por ahí anda Gabriel Guerrisi con sus guitarras espaciales), Maite Doeswijk y sus linterneros logran momentos de auténtica belleza.

Por su parte, Las Cosas logra afianzarse en su segundo disco (Hay hogares que han triunfado) como una de las bandas más vitales de la escena actual. Con su rock instrumental y su minimalismo progresivo, el ex trío integrado por Pablo Gallardo (guitarra, sintetizador, piano eléctrico), Pablo Yedro (bajo, guitarra slide, sintetizador), Blas Finger (batería y voces) suman un integrante (Walter Zenker en sintetizador y Hammond), confirmando que, hoy por hoy, son una de las bandas más levitantes de la escena a menudo plomífera actual. Y no sólo por su audacia para aventurarse musicalmente hacia un sonido a la vez industrial y tropical. Lo suyo es inclasificable, más allá de ciertos ritmos “Motorick” a lo NEU! y de cierta impronta post–rock o post-punk o post-apocalíptica... La posta es que hay hogares que han triunfado en base a haber sido abandonados, en busca quien sabe de qué, quien sabe dónde, quién sabe para qué.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.