no

Jueves, 30 de mayo de 2013

GHOST B. C., LA SOMBRA DEL METAL

“Ser anónimo es más confortable”

Que este truco más publicitario que estético no confunda: Infestissumam demuestra que estos músicos fantasmas de doom y black metal se tocan todo.

 Por Santiago Rial Ungaro

“El Diablo es más cool que Dios”, le dice al NO Nameless Ghouls mientras reprime un bostezo: se podría esperar una declaración más interesante de este guitarrista encapuchado, astuto compositor de jingles en Ghost B. C., banda de pop metalero pseudosatánica en la que todos sus miembros (salvo el cantante Papa Emeritus II) se llaman Nameless Ghouls. La entrevista telefónica es la única alternativa para poder hablar con el Nameless Ghouls de la viola, ya que la identidad de estos suecos se mantiene bajo el más riguroso (y a la vez promocionado) secreto, algo notable en estos tiempos. Es difícil saber en qué medida la expectativa creada alrededor de la edición de Infestissumam (término latín que significa algo así como “la peor amenaza”) se debe a la originalidad de su propuesta musical o a esta interesante paradoja mediática alrededor de su identidad.

Seguramente eso de ser conocidos por no querer serlo es un truco, pero no el único. La mezcla entre cantos gregorianos (que terminaron grabando en Hollywood porque en la cristianísima Nashville ningún coro se copó con la idea de usar música sacra con fines “satánicos”), riffs metalizados y dulces melodías que envidiarían muchas bandas de pop no resulta demasiado sorprendente pero sí eficaz para seducir a hordas de adolescentes dispuestos a hacer los cuernitos y dejarse llevar por sus shows efectistas y teatrales.

Claramente influenciados por el pop metalero de Blue Oÿster Cult y por grupos de heavy teatral como Mercyfull Faith o King Diamond, incluso tal vez por los Slipknot, desde Detroit, Nameless acepta la influencia de BOC: “Sí, algo de eso hay, pero creo que tocamos más alto que ellos. Nosotros tomamos un tema que es muy serio, pero eso no significa que nosotros seamos adoradores de Satán o que hagamos sacrificios de niños, aunque sí haya una cierta fascinación con el Demonio, lo mismo que con la Biblia”.

Basta escuchar su colaboración con Dave Grohl (Nirvana, Foo Fighters) en I’m A Marionette de ABBA para comprender que los Ghost B. C. son lobos disfrazados de corderos. O, mejor aún, de fantasmas: “Desde el principio nos dimos cuenta de que mantenernos en secreto podía funcionar, así que para mejorar y potenciar lo que hacemos tomamos esta decisión de mantener en secreto nuestra identidad: da más miedo lo que hacemos de esta manera, además de que es más confortable. Todo funciona de manera diferente al mantener el anonimato y creo que la mayoría de las bandas no tienen eso. Si tocás en una banda exitosa y das una imagen de que sos un tipo joven, rico y salvaje, después en tu vida vas a tener que tener siempre la billetera llena de dinero y vivir ese tipo de vida. Ser anónimo es más confortable. La mayoría de los músicos están corporizando su imagen con Twitter, Facebook. A todas, todas las jodidas bandas nuevas, les pasa eso. Es tan aburrido”, dice y vuelve a bostezar.

La realidad es que más allá de todo su virtuosismo (musicalmente, todos se tocan todo) los Ghost B. C. no parecen ser una gran amenaza para nadie. Inevitable preguntarle al enmascarado bostezador sobre el papa Francisco: “Sí, estoy al tanto de eso, y la verdad es que creo que simplemente están buscando una imagen más humana: es algo que la Iglesia hace para lavar o para purificar su imagen. Realmente yo no reconozco a la Iglesia, es muy patética. Yo leí la Biblia y hay partes en que parece que te estuvieran cargando”, afirma.

Así que el NO le propone a Nameless Guitar salir por un instante de los lugares comunes y que diga su libro preferido de los 73 canónicos de las Sagradas Escrituras, cuando de repente aparece en la línea una voz en español que interrumpe: “Perdón, pero ésa fue la última pregunta: se acabó el tiempo”. Más real que la voz de los ángeles y arcángeles de la Biblia, a esta voz sí le cree este fantasmal amigo que se despide amablemente pues, como dice el refrán, entre fantasmas no hay que pisarse las sábanas.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.