no

Jueves, 5 de septiembre de 2013

K-POP Y VISUAL KEI EN BUENOS AIRES

Corea-Japón Mundial

Por la acción permanente de sus fanaticadas locales, que se reúnen por decenas de miles en fanclubs y atestan convenciones y recitales, estas tendencias jóvenes provenientes de Corea (del Sur, obviamente) y Japón crecen como focos de unidad y expresión juvenil.

 Por Stephanie Zucarelli

Existe una teoría que afirma que el Lejano Oriente descubrió América unos 18 años antes de que Colón siquiera hubiese nacido. Sin mencionar que el famoso mapa que avala esta teoría tiene 74 años más que el primer viaje hecho por los europeos hacia aquí. Es por eso que no se puede decir que el mundo occidental no haya tenido tiempo para pensar, pero sí que es muy curioso cómo día a día se maravilla de una cultura que presenta como extravagante y hasta chocante. La globalización permitió la fusión mundial, pero aun así América latina siempre se encontró terriblemente resistente a la inmersión de culturas orientales. El Gangnam Style –o Baile del Caballo– actuó como el Cristóbal Colón cultural de estos últimos tiempos, convirtiéndose en hito cuando recibió el premio Guinness por ser el video más visto en YouTube con más de 2,6 millones de reproducciones, por entonces a dos meses de su lanzamiento.

Es por eso que del tema lanzado por PSY no se pudo evitar hablar en la tercera edición del Concurso de Korean Pop organizado por el Centro Cultural Coreano en Latinoamérica, donde cristalizó el espíritu de los fanáticos locales. “El k-pop ya era conocido, pero con el Gangnam Style se impuso. Doña Rosa lo conoce. No sólo la gente a la que le interesaba el cine; ahora el ciudadano común identifica el movimiento”, comentó Jin Yi Hwang, miembro del jurado del concurso y primera coreana presentadora de noticias en América latina.

En Argentina, el principal impulso de la cultura coreana parte de los cientos de seguidores que conforman grupos de fans desde la web. Evidencia de esto es la larga fila que esperaba fuera de la sala Pablo Picasso del Paseo La Plaza para ser testigo de las performances finales de los clasificados. “Estoy desde el 2009 con esta movida, presente desde el primer concurso para apoyar a los finalistas y a los organizadores”, le contó al NO Natalia Cabral, dueña del local Asia Connection y administradora del fans club de 2NE1, emblemática girl band coreana. “La gente empieza a ser cada vez más, crece la participación en nuestras páginas web. En provincias como Chubut, Mendoza y Córdoba empezaron a hacer reuniones y tienen cada vez más convocatoria.” Ya es un hecho generalizado: la mayoría de los fanclubs se llevan una cantidad de seguidores de alrededor de diez mil personas. De hecho, el que lidera ella cuenta con más de 26 mil. El concurso fue la respuesta por parte de la Embajada de Corea a las preguntas e insistencias de estos seguidores.

“Hay que tener en cuenta por igual muchos factores, como el vestuario, las presentaciones, el carácter del artista en el escenario o la coreografía. Este estilo recalca mucha importancia en todo eso integralmente; no son simplemente cantantes o bailarines”, explicó Christian Basso. Sí, Christian Basso, ex miembro de La Portuaria. Es que el músico fue compositor de la banda sonora de la película coreana Milyang/Secret Sunshine de Lee Chang Dong, premiada con la Palma de Oro en Cannes 2007. Y a partir de eso recaló en este concurso como jurado. Y agregó: “Estaría muy bueno que empiece a haber compositores y artistas k-pop latinoamericanos. No sólo para interpretar temas sino para volverse artistas y tener un perfil propio, empezar una carrera desde ese lugar”.

De cantar en karaokes de eventos a presentarse en el escenario del Korean Pop World Festival en Changwon, Florencia Acosta, ganadora de la edición 2011, compartió: “Al principio no me animaba, no había estudiado el idioma y tenía mucho miedo de pifiar la letra. Pero al quedar seleccionada empecé a tomar clases particulares para preparar la pronunciación de las canciones”. No sólo se trata de participar, es una cuestión de difusión cultural que encuentra su punto de partida en la retroalimentación entre los seguidores de la oleada Hallyu –ola coreana– y las asociaciones que dan lugar y apoyo a todos quienes buscan saber más de este ámbito. “Hay cosas que te impactan, como prender la radio y escuchar un tema de Super Junior –N. de la R.: La boy band coreana que llenó el Luna Park el 23 de abril–. Las fanáticas lograron hacerlo, votando y apoyando a los artistas”, destacó Acosta.

“Este movimiento identifica lo coreano. Hace diez años, para un argentino todos los orientales eran el chino. Ahora, hay una sutilización de todo esto. El movimiento Hallyu le dio una identidad internacional al pueblo coreano”, ponderó Basso. Sin embargo, los seguidores de la música oriental reclaman que las diferencias no son tan “sutiles”. “A pesar de que hay eventos que combinan ambas culturas, son dos mundos distintos. Las convenciones de cultura japonesa están orientadas por el lado del animé y el manga. En cambio, la oleada coreana viene de la mano de las bandas pop, las novelas, la moda y la tecnología. Si te parás a observar, es muy fácil darse cuenta de las diferencias”, contrapuso Florencia, cuyo seudónimo en los eventos japoneses es Flohr Hitomi.

En los últimos tiempos, los medios se encargan de difundir las noticias de lo que denominan “mundo otaku”. A diferencia de otras corrientes, el mundo de la cultura japonesa tiene un mayor despliegue mediático, pero esto no pone en jaque que su popularidad la consigue a partir del esfuerzo de sus seguidores. Gracias a los pedidos de los fans, Argentina fue punto clave en la presentación de renombradas bandas japonesas como X Japan, Dir en Grey, M.O.V.E y Versailles. Y el 11 de septiembre se presentará en el Teatro Vorterix la banda de metal alternativo japonesa The Gazzette, poniendo en alerta a todos los seguidores de la cultura Visual Kei.

“Conocí a la banda de casualidad. Una amiga había bajado un tema de ellos por error y de la nada me encontré poniendo esa canción una y otra vez. Cuando descubrimos de quién era y buscamos sus videos, me sorprendí mucho, jamás había visto el look Visual Kei”, compartió Bárbara Velisone, staff del Street Team de la banda hace 3 años. Sin lugar a dudas, el estilo es muy particular. Con rasgos de punk y glam, incluyendo el estilo teatral kabuki, la banda resalta exageradamente las características principales de sus influencias. “Identifiqué a los fans del género por los pelos de distintos colores bien batidos o planchados con cortes asimétricos. La ropa imitaba las que veías en los videos: con tiras que iban de un lado a otro de los brazos, shorts con ligas que unían bucaneras. Looks jugados y usados por los que se animaban”, describió esta seguidora. Y como en el movimiento hallyu, los fans se reunían desde el 2008 con el objetivo de difundir la música y noticias de la banda. A medida que las agrupaciones fueron creciendo, los eventos de manga y animé le concedieron un lugar exclusivamente dedicado al Visual Kei y principalmente a The Gazzette.

“Muchas veces los periodistas no saben, no conocen...”, comentó Jin Yi Hwang, cuando se hablaba de la movida k-pop. “Falta trabajar la difusión, no sólo de la oleada hallyu sino de todas las industrias de entretenimiento. Eso une culturas y sobrepasa barreras.”

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared