no

Jueves, 16 de enero de 2014

FILHOS NUESTROS, EL SUB-SUPLEMENTO MUNDIALISTA

Asiatop

Irán, segundo rival argentino en Brasil ’14: ganó la Eliminatoria asiática, pero en tres mundiales nunca pasó la primera fase y ganó un partido de nueve.

 Por Mariano Verrina

Mehdi Mahdavikia invadió campo enemigo. Sin pedir permiso, con la mirada apuntando al objetivo, avanzó a paso firme. Sus rivales intentaron pararlo, le tiraron con todo, pero no pudieron. Corrió a toda velocidad. Se preparó. Apuntó. Como si se tratara de un especialista, aunque claramente no lo era. Disparó. Y el tiro fue letal.

Stade Gerland, en la ciudad de Lyon, Francia. El 21 de junio de 1998, más de 20 mil personas fueron testigos de un momento histórico: Irán ganó su primer partido en un Mundial. Primero y único. Pero fue nada menos que contra Estados Unidos, al mismo tiempo que ambos países se enfrentaban en pleno conflicto bélico. El gol de Mahdavikia –tremenda corrida desde mitad de cancha por izquierda y derechazo seco al palo izquierdo del arquero– fue el segundo del equipo asiático. Había abierto la cuenta Estili, con un extraño cabezazo que se metió bombeado. Descontó para los yanquis McBride.

Irán participó apenas de tres mundiales y jugó sólo nueve partidos. Nunca superó la primera ronda y su única alegría fue aquel día de gloria en Francia ‘98. De ahí hacia atrás, estuvo en Argentina en el ‘78: dos derrotas y un 1-1 ante Escocia. Un año después, el país vivía su revolución y la llegada al poder de los ayatolás, que despreciaban el fútbol por ser una práctica alejada de las costumbres islámicas. De ahí hacia adelante, completó su pequeño currículum mundialista en Alemania ‘06 con otras dos derrotas y un nuevo 1-1, frente a Angola.

Ali Daei fue su Batistuta y Khodadad Azizi, su Burrito Ortega. Ahora, su cara más conocida está en el banco de suplentes: es la de su entrenador, el portugués Carlos Queiroz, quien dirigió al Real Madrid, fue ayudante de Ferguson en el Manchester United, se puso en dos ocasiones el buzo de la selección lusa y también entrenó a Emiratos Arabes y a Sudáfrica.

Los “Leones de Persia” llegan a Brasil tras haber logrado el primer puesto entre los seleccionados asiáticos, aunque el DT mira el futuro con más sinceridad que optimismo: “Es una misión imposible asegurarse un lugar en la siguiente rueda”. Mientras el seleccionado se prepara para jugar amistosos contra Guinea y Togo, el líder supremo de la república, Ali Jamenei, acaba de prohibir que chicos y chicas que no se conocen chateen, mantiene bloqueados Facebook y Twitter, y también había vetado el Whatsapp, aunque luego decidió volver a permitirlo.

El 21 de junio, en Belo Horizonte, Irán será el segundo rival de la Argentina. Fecha patria para el seleccionado asiático, exactamente 16 años después de su único triunfo en un Mundial, con el agregado simbólico de lo que significó aquel logro en Lyon ante los yanquis. Desde el NO proponemos a los relatores y a todos los futboleros, en general, empezar a intentar pronunciar este apellido: Ghoochannejhad. Es el número 9 iraní, que selló el pasaje al Mundial con un golazo ante Corea. Jugó en las selecciones juveniles de Holanda, lo apodan “Gucci” y dicen que es un excelente violinista.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.