no

Jueves, 10 de abril de 2014

VUELVEN LOS ’90 EN SURVIVING JACK

Huele a espíritu adolescente añejado

En la serie de Warner Channel, el grunge y las boy bands acompañan otra historia de iniciación juvenil.

 Por Federico Lisica

Lollapalooza ya acabó y por un rato encapsuló los sueños de la Nación Alternativa. También pasó el aniversario de la muerte de Kurt Cobain ¡y hasta Telenoche hizo un informe! La idea de que el sonido y la estética de una década vuelven a instalarse en oleadas cada 20 años parece cumplirse. En la estética es donde se evidencia que los ‘90 permean en el espíritu adolescente, pero de hoy. Según un informe de The Huffington Post, en Estados Unidos la venta de “ropa grunge” se incrementó en un 80 por ciento durante 2013. Y por estas latitudes basta salir a la calle y ver los borcegos Dr. Martens copando parada, al piberío entero encamisado como leñador, y a las chicas que se animan al estampado de Batman en remeras. OK, técnicamente la Batmanía comenzó en 1989 con el estreno de la película de Tim Burton, pero ésa es otra historia.

El noventismo sumó ayer un punto más en su handicap con el estreno de Surviving Jack por Warner Channel (miércoles a las 21). La comedia cuenta la historia de Frankie (Connor Buckley), un chico de 16 abriles creciendo en 1991. Según la gacetilla, “una época donde el término ‘madurar’ aún no podía ser buscado en Google, donde los celulares brillaban por su ausencia y donde resultaba casi imposible cruzarse con chicas desnudas”. En uno de los gags más logrados de la serie (recién estrenada en su país de origen), se puede ver al chico de suburbio dedicarse al onanismo frente ¿¡a Poringa!? Imposible. Necesita de un canal XXX de cable con algo de lluvia para poder ubicar una teta. Pero antes de empezar lo engancha su padre.

La trama de Surviving Jack es justamente ésa: la de sobrevivir al progenitor (Christopher Meloni) entre el sufrimiento y la humillación. El tipo, estricto médico y ex militar que casi no tenía relación con Frankie y su hermana, decide criar a sus hijos, ya que mamá vuelve a estudiar a la universidad. La serie está basada en el libro autobiográfico de Justin Halpern, I Suck at Girls, un hoy treintañero que ya se había ganado su fama gracias a Shit My Dad Says, otro libro sobre las máximas y puteadas de su padre, que también fue sitcom y una divertida cuenta de Twitter: @shitmydadsays.

Surviving Jack está repleto de referencias noventosas: el padre se queja de la inconsistencia de Jurassic Park (la novela de Michael Crichton, antes de ser uno de los films más vistos de la historia); aparecen remeras hipercoloreadas y la hermana fanática de las peores boys band, munida de un walkman, canta a viva voz sus hits en el coche. Está bien, lo último no será tan distinto. Es que la ficción es sobre el despertar (hormonal, intelectual y social) propio de la adolescencia. Que ya tuvo su versión de los ‘60 con Kevin Arnold y Winnie Cooper en Aquellos años maravillosos, sus That ‘70s Show y la versión ochentosa de Everybody hates Chris. Aunque en esta producción, ubicada en la órbita temporal de la risible Salvado por la campana y de la enorme Parker Lewis Can’t Loose, el protagonista no se las sabe todas. Ni siquiera puede llevar su derrotero con orgullo. Porque Frankie está aún a unos meses de poder cantar eso de “soy un perderdor, I’m a loser, baby, so why don’t you kill me?”.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.