no

Jueves, 9 de octubre de 2014

POST CROMAñóN #2:

Javier Sisti Ripoll

 Por Luis Paz

¿Qué recordás de cuando ocurrió Cromañón?

–Fue una sensación entre la impotencia y la irrealidad. Cuando empezó a subir así el número de muertos, uf. Fue tremendo. Todavía no lo entiendo.

¿De qué manera creés que afectó el trabajo de los músicos del under?

–El trabajo de los músicos del under sigue desarrollándose en las mismas condiciones. El “doble turno” es nefasto. Respecto de lo musical, ahora hay una escena más grande, pero se sigue tocando en cuevas. Es una cuestión folclórica.

¿Creés que en la escena en que te movés, que es ajena a la del rocanrol, lo que ocurrió en Cromañón también tuvo consecuencias? ¿Cuáles?

–Hubo una consecuencia inmediata y negativa que fue que salieron a cerrar lugares chicos. La típica solución para un problema mediático.

Saber lo qué pasó en Cromañón, ¿te hace pensar más en las condiciones del lugar antes de agarrar una fecha?

–Sí. Tratás de identificar posibles fuentes de peligro. De todas formas, está bueno que los lugares vayan invirtiendo en infraestructura. Por el bien de todos. Que sean lugares cómodos para estar.

¿Considerás que lo que pasó originó alguna consecuencia positiva?

–No.

¿Alguna vez sentiste miedo en un show tuyo o ajeno después de Cromañón?

–Una vez hubo una estampida en un festival grande. Eso fue raro. El pánico masivo es algo inmanejable.

Cantante, guitarrista y compositor de 107 Faunos, banda con la que en el post Cromañón publicó cuatro discos y dio casi 300 recitales en el área metropolitana, en el interior y fuera del país.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.