no

Jueves, 29 de enero de 2015

A SOLAS CON ALISSA WHITE-GLUZ

“No tenés que tratar de ser un hombre”

La bella nueva cantante del combo extremo Arch Enemy arrancó como su fan.

 Por Mario Yannoulas

Muchos se avergüenzan del primer disco que compraron solos en una disquería. No Alissa White-Gluz, que además de haber conservado su amor por el heavy metal extremo desde que compró Wages of Sin, de Arch Enemy, se convirtió, el año pasado, en la nueva cantante de esa banda, dejando atrás una década junto a The Agonist. “Me acuerdo de estar comprándolo de adolescente. Empecé a escuchar metal porque en Montreal hay una escena muy fuerte, más grande que la del rock o el punk. Nunca pensé que podía pasar esto, ahora viene gente a pedirme autógrafos”, revela la bella canadiense.

Alissa ya grabó su propio álbum en el quinteto sueco, el sugestivo War Eternal, con algo del death metal melódico que el lúcido guitarrista Michael Amott y los suyos habían bocetado antes de que la también apuesta Angela Gossow decidiera colgar el micrófono y seguir como manager. “Ella me contactó. Eramos amigas, yo seguía con mi banda, y hasta donde sabía, Angela seguía siendo la cantante. Pero cuando empezamos a hablar con Michael, pensé: ‘¡Pará! ¿Me va a invitar a sumarme?’ Se dio de una forma extrañamente natural, podríamos decir que es química. No me pidieron nada, me dijeron que seguían mi carrera y que sabían de qué era capaz. ‘Guau. Hola’, contesté, jajá. Quedamos en zapar y empezamos a escribir el disco.”

¿Trabajaste igual que en The Agonist para escribir las letras?

–Si me siento inspirada, necesito escribir en el momento, y no soy de cambiarlo mucho: para mí, ahí está la canción. En este caso hice lo mismo. Escuché las grabaciones que me mandó Michael, traté de interpretar la onda de cada tema y ver con qué podía relacionar cada melodía. En Arch Enemy la música está muy bien estructurada y las guitarras despiden melodías muy fuertes, quería asegurarme de complementarlas sin taparlas.

A diferencia de lo que hacías en esa banda, en este disco grabaste casi todas voces podridas, ¿fue tu decisión?

–Los que conocen mi trabajo previo saben de mis voces limpias, pero quería respetar el sonido de Arch Enemy, no entrar a cambiar todo. Si hubiera encontrado un buen lugar para meterlas, lo hubiera hecho.

¿Creés que la contribución de Angela al heavy fue mayor que la de simplemente cantar?

–Es un icono no sólo por su voz sino por lo que representa, por carisma y presencia. Les abrió la puerta a un montón de mujeres para que subieran a un escenario con bandas de metal extremo, algo que pasaba con lo sinfónico o lo gótico. Mostró que podía ser súper agresiva y seguir siendo una mujer: no tenés que tratar de ser un hombre.

¿Faltan mujeres tocando instrumentos en el estilo?

–Creo que cualquier chica puede cantar. Cuando era nena, todas mis amigas podían. ¿Será por las películas de Disney? Jajá. Recuerdo haber hecho musicales en el colegio. Pero no había un solo tipo que supiera cantar. Quizá por eso nos lanzamos primero a eso... pero probablemente no sea verdad.

* Martes 10 de febrero en El Teatro de Flores, avenida Rivadavia 7806.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.