no

Jueves, 23 de julio de 2015

UNA RONDA POR DE LA GRAN PIñATA

Cuatro cabezas

El rock crudo de El equilibrio entre los opuestos los empuja hacia arriba.

 Por Lucas Kuperman

Así como en cada fiesta la piñata pone su cuota divertida, cada show de De La Gran Piñata es una fiesta repleta de alegría. Y no es para menos: el cuarteto formado por Darío “Pantera” Giuliano en guitarra y voz, Alejandro Zenobi en batería, Lucas Martínez en guitarra y Nicolás Persig en bajo está de festejo para presentar su disco El equilibrio entre los opuestos.

La última experiencia en estudio contó con la novedad de haber sido grabada en vivo, lo que generó un plus y una fuerza extra. “Cambió un poco la forma de laburo”, cuentan. “Nos terminó de orientar Ariel Lavigna, productor del disco. Cambiamos el formato y lo ligamos más a la energía y la química que tenemos al tocar juntos. Se necesita una preparación tanto mental como técnica muy potente, pero para nosotros fue hasta un poco más natural tocar todos juntos. Los años que llevamos tocando hace que tengamos confianza y comodidad para grabar en vivo”, aseguran.

Otra de las particularidades de la banda se presenta a la hora de componer. No tienen un compositor único, sino que cada integrante aporta piezas fundamentales a cada tema. “Lo loco es que al estar compuestas entre los cuatro, cada canción tiene partes de todos”, comenta Pantera. “Lo bueno es que cuando estás en el escenario, cada uno siente las canciones como propias, y eso lo hace muy emotivo.” Lucas completa: “Somos cuatro cabezas muy distintas en algunas cosas, e iguales en otras. Aprender y entender que cada uno aportó, hizo que termine quedando algo mágico. Fue un laburo que nos llevó tiempo, pero nos pudimos adaptar”. El equilibrio entre los opuestos se presenta como un disco sincero y crudo, que logró comentarios sorprendentes no solo desde el público, sino también de sus colegas: “Nos han dicho cosas que nos pusieron la piel de gallina y nos dejaron muy contentos, realmente”.

Cada show de La Piñata genera una energía extra que circula entre el público y los músicos, y se conjuga de una manera increíble. Por eso es que entre tantos equilibrios y opuestos, lograron un balance justo como banda, frente al crecimiento vertiginoso que tuvieron en los últimos años. “Nos agarra medio de sorpresa todo el crecimiento. Pero no somos sólo cuatro personas, sino que todo este proyecto tiene un equipo de laburo genial. Muchos no conocíamos lugares de Argentina a los que llegamos con la música, y es una locura. De repente viajar por el país y tocar con los pibes es un flash. Si bien en todo el vértigo a veces uno no puede parar la cabeza y mirar, está bueno vivirlo un poquito y estar presente en lo que está pasando. A veces pensamos cómo será mañana y en seguir creciendo, y nos terminamos perdiendo lo que soñábamos hace diez años, que nos está pasando hoy. Estamos en un momento donde intentamos vivirlo a full”, cierra el violero.

* Sábado 22 de agosto en Teatro Bar Sala Opera, Calle 58 770, La Plata. A las 21.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.