no

Jueves, 30 de julio de 2015

EL BLACK REBEL MOTORCYCLE CLUB DE TUS AMORES

“Hoy las bandas están demasiado preocupadas por estupideces”

A tono con la aparición de su disco triple en vivo en París, Robert Been frasea fuerte y repasa su vida y la obra de BRMC.

 Por Juan Barberis

“Al final, todo es bastante oscuro y denso si no tenés buenos sentimientos en el corazón, si estás muerto o... ¡si hacés pop!”, dice Robert Been, cantante, bajista y fundador de Black Rebel Motorcycle Club, antes de soltar desde su casa en Los Angeles una risotada que satura el teléfono “Nosotros no hacemos pop, y estamos bien vivos, por ahora, o eso creo.”

Este mediodía, Been tiene voz cavernosa, como de resaca, pero parece de buen humor: el grupo acaba de lanzar Live in Paris, un disco triple en vivo que registra el show completo en la capital francesa, en medio de la gira presentación de Specter at the Feast, su séptimo álbum, más 33.3%, un documental dirigido por Yana Amur, que muestra la intimidad de una gira que los tuvo recorriendo buena parte de Europa. Es un acceso exclusivo hacia el interior de un grupo que siempre buscó mantener un velo de misterio y enigma detrás de su blues-rock tóxico.

“Estuvimos girando durante bastante tiempo y resultó algo especial, no podría especificarlo muy bien”, dice Robert. “Hubo muchos sentimientos cruzados alrededor de esa gira, tanto en los shows como en la convivencia con todo el equipo, así que llegado el punto quisimos dejar un registro. Sólo tuvimos que buscar una buena oportunidad para inmortalizarlo.”

El concierto grabado en el Theatre Trianon de París el 24 de febrero de 2014, en medio de un tour que avanzó con carteles de sold out, reproduce de punta a punta Specter at the Feast en su orden original, lo que supuso para el trío que completan el guitarrista Peter Hayes y la baterista Leah Shapiro un desafío doble e inusual. “Nunca hemos tocado ningún otro disco como una pieza completa, cada gira y cada noche armamos listas diferentes. Además, suelo gritar bastante en los shows y eso es algo que tuve que cuidar para poder cantar de un modo presentable, porque estábamos trabajando algo que quedaría por siempre”, admite Been. “Me acuerdo de que ese día estaba un poco enfermo, no me sentía bien, así que tuve que ayudar con bastante whisky, lo cual resultó mágico.”

Specter at the Feast, publicado en marzo de 2013, imprimió uno de los momentos más difíciles para la banda, y sobre todo para él: la muerte de su padre Michael, cantante del grupo The Call y un elemento de apoyo clave desde los inicios de BRMC, lo que terminó por definir el clima tenue y opresivo del disco. “Fueron tiempos difíciles. El era una persona muy importante para el grupo, desde el principio de nuestra historia”, dice Been, que incluyó en el listado una versión de Let the Day Begin, uno de los temas favoritos de la banda de su padre. “Estuvimos viajando juntos hasta la última gira, haciendo música juntos, le mostraba lo que hacía, se venía a ver nuestro trabajo en el estudio, él siempre estaba dispuesto a ayudar con su cabeza o con sus manos.”

¿Qué aprendiste de tu viejo?

–El me introdujo en este mundo y me hizo creer en el rock and roll más que nadie. Su generación y una antes, sobre todo, con tipos como Dylan o Neil Young, se aproximaron a la música de un modo más espiritual, casi religioso, y es imposible no sentirte interpelado por eso. Hoy las bandas están demasiado preocupadas por un montón de cosas estúpidas: si el tema se subió a iTunes, si en Facebook su video tiene buenos comentarios... Las cosas han cambiado mucho. Nadie en este mundo te obliga a hacer música, a diferencia de otras cosas que uno tiene que hacer sí o sí. Este es un camino que uno elige y, si estás en esto, tenés que hacerlo con honestidad y compromiso.

¿Cambiaron tus ambiciones con los años? ¿Podías imaginarte el éxito de una banda como The Black Keys?

–Cuando empezamos queríamos convertirnos en la banda más grande del mundo y llenar estadios, pero a través del tiempo, viendo todo lo que fuimos haciendo y la cantidad de discos que pudimos publicar, para nosotros ya es genial. No somos enormes, pero tenemos lo nuestro y eso nos pone muy contentos. Estamos en el camino y con la ambición de hacer cada vez mejor música. Hemos ganado buena plata y se te va muy rápido y no te completa en absoluto. Puede sonar a cliché, pero no es lo esencial. El éxito y la plata están bien si uno está contenido por las cosas más importantes, que son la gente querida y la música.

Estuviste quebrado en varias oportunidades, ¿cómo andan ahora tus finanzas?

–Jajajá. Siempre estamos de gira o buscando plata para grabar un nuevo disco, la plata se va muy rápido para nosotros. Quizás eso sea mucho más excitante que la comodidad de una gran casa y muchos autos. Es una buena forma de sentirse en la ruta, jugándote todo para que la máquina siga en marcha. Creo que si fuéramos más exitosos, con más confort, alteraríamos esta dinámica que nos funciona tan bien. Es una presión permanente, pero como la que tiene en este momento cada puto ser vivo.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared