no

Jueves, 7 de agosto de 2003

VUELVEN LOS EX GUNS’N’ROSES

Ayer nomás, pero siempre es hoy

Los sobrevivientes de una marca rockera que parecía imbatible, parecen volver a intentarlo (Velvet) ¿Y Axl? Mal, gracias.

POR MIGUEL MORA

¿Son White Stripes, Yeah Yeah Yeahs o The Music el nuevo rock? Si es así, bastante tiene de viejo. Para sonidos refrescantes e ideas realmente nuevas, tírense de cabeza en el debut de los ex At The Drive-In, ahora rebautizados The Mars Volta. Ser masivos y exitosos es otra cosa: Guns N’ Roses inventó muy poco, pero tenían hambre de gloria, grandes canciones y mucha actitud. Terminaron como todos más o menos saben, y el mito del eterno retorno nunca se cumplió del todo. Lo más curioso es que en estos casi diez años de ausencia, flamantes adolescentes encontraron justamente en aquellos discos de Guns N’ Roses la inspiración para escuchar rock. “Dejen el nuevo rock para los medios, que no se ha vuelto a escuchar un tema como ‘Welcome to the Jungle’”, parecen decir. Lo que no implica que la espera por lo nuevo de Axl Rose, amo y señor de la marca, despierte el mismo interés.
Los tipos decidieron dar el mejor contraataque que pudieron. Primero se juntaron, ensayaron, escribieron canciones, y cuando se sintieron listos, generaron durante meses una expectativa por saber quién sería el frontman que cubriera el puesto vacante. Armaron un casting bien mediático, y tras una extensa lista de nombres, algunos célebres y otros no tanto, dieron el golpe final al anunciar que con Scott Weiland en voz, Velvet Revolver quedaba listo. Así, la enorme cantidad de fanáticos que Guns N’ Roses dejó huérfanos ha encontrado por fin hacia dónde dirigir su atención. Los tres sobrevivientes de la autotitulada banda más peligrosa de los noventa, Slash, Duff McKagan y Matt Sorum, apelaron al ex cantante de Stone Temple Pilots para volver. A ellos los acompaña Dave Kushner, que acusa en su pasado un lapso en Suicidal Tendencies. Y la ilusión generada por “Set me Free”, el hasta ahora único tema editado por el grupo, incluido en la banda de sonido de Hulk, justifica la esperanza. Se trata de aquel mismo sonido y energía, que sin la menor intención de salvar al rock, lo despertaba de su modorra tal cual lo hiciera en su momento el indestructible y ya clásico Appetite for Destruction. Ahí está la guitarra revoltosa de Slash, la potente base del tándem McKagan-Sorum, para que la voz de Weiland se sienta cómoda y que el estribillo zeppeliniano actúe como un anzuelo rocker difícil de evitar.
Tras el primer paso que significó la edición de “Set me Free”, Velvet Revolver ya confirmó la edición de un EP/DVD que incluirá temas del único show que dio el grupo hasta el momento –el 19 de junio en Los Angeles–, con un set que incluyó “Bodies” de los Pistols, “Sex Type Thing” de STP, “Negative Creep” de Nirvana, “It’s So Easy” de GN’R, “Set me Free” y su segundo tema propio “Slither”, que en el disco estará en la versión de estudio que grabaron junto al productor Bob Ezrin, célebre en la industria por haber trabajo en los mejores discos de Kiss, Alice Cooper, Pink Floyd y Peter Gabriel (y también de Jane’s Addiction, ver la nota al lado). “Es para mantener a la gente enganchada”, le dijo Slash a la revista Entertainment Weekly, “el show suena bastante bien para una cruda representación del rock’n’roll en el que estamos, con errores y todo”. Mientras tanto, ya se habla de una pequeña pelea empresarial entre algunos sellos por quedarse con la nueva joya del mercado que parece ser Velvet Revolver.
Sobre el verdadero atractivo de Velvet Revolver, queda algo por decir. En su último intento junto a su banda Snakepit, Ain’t Life Grand (2000), el más viejo pero aún melenudo Slash escribió un buen número de canciones que bien podrían haber formado un digno nuevo disco de Guns N’ Roses. El hecho de haber sido editado por un sello menor, y una industria decidida a darle la espalda, no ayudó a que el grupo trascendiera, pero el guitarrista y mitad importante de GN’R demostraba que su motor para tocar rock seguía intacto. Ahora, junto a sus ex compañeros sumados a un carismático cantante, la propuesta se vuelve más atractiva y así parece entenderlo el negocio. La inquebrantable cofradía ávida de rock, más feliz que nunca. Porque una buena entrega de rock’n’roll es siempre atractiva.Así, tal vez en el futuro, nuevos adolescentes comiencen a hacer ruido tocando temas de Velvet Revolver.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.