no

Jueves, 12 de noviembre de 2015

LAS RECETAS DE AMAS DE CASA ROCK

“Si no sabés cómo resolver un problema, lo mejor es ponerte a limpiar”

El power trío de chicas que siempre sale a tocar con delantales de cocina debuta con Amor bacteria, dedicado a su padrino, el Negro García López.

 Por José Totah

“Mi casa la ordeno yo y nadie más. Si tenés un problema y no sabés cómo resolverlo, lo mejor es ponerse a limpiar; en una de esas te terminás limpiando vos también”, asume Daniela Doffo, cantante y violera de Amas de Casa Rock, un power trío cuyo primer disco, Amor bacteria, va dedicado al guitarrista Negro García López (fallecido el año pasado, en un accidente en la ruta), quien estuvo a cargo de la preproducción de los temas.

En el escenario, no dan el perfil de matronas del hogar que esperan al marido con el soufflé en el horno y los pibes dormidos. Y eso que siempre salen a tocar con delantales de cocina. “Nosotras cocinamos rock”, justifica Doffo, que tiene mucha actitud en los shows y un vozarrón tremendo y caudaloso, macizo pero dulce. La cantante es hija del artista plástico Juan Doffo y empezó su historia con la música a los 4 o 5 años, cantando canciones de Peteco Carabajal, “que le encantaba a mi viejo”. A los 13 empezó con la viola y se metió en un colegio privado, el Canadá School, en el que anduvo perdida. “Mis compañeras escuchaban Shakira y yo flasheaba con Spinetta y Charly. Ellas iban a bailar y yo sólo quería ir a recitales y ensayar con la banda que tenía, Mariantonieta”, cuenta. En el camino, estudió canto con María Rosa Yorio y Verónica Condomí. Escuchó a PJ Harvey, Björk y le explotó la cabeza cuando tuvo en sus manos Cure for pain, de Morphine.

Al Negro García López, de quien fue pareja durante muchos años (grabó en dos de sus discos, Frenesí y Esta vez invita el Negro), lo conoció porque ella cantaba en un bar de Parque Chacabuco y él quedó flechado. El gran violero de Charly produjo a Mariantonieta y apoyó a Amas de Casa Rock desde el comienzo. “Venía a los ensayos y se quedaba laburando horas con la batera y la bajista; sabía muy bien qué quería, siempre pensaba en función de la canción y de lo que la banda podía dar. Era como esos futbolistas que te ayudan a armar la jugada para que vos hagas el gol”, se acuerda, todavía emocionada. Para ella, el disco fue una manera de evocarlo y, también, una suerte de duelo musical.

Amas de Casa Rock rockea y se tira al blues, con reminiscencias vintage, ochentosas. El nombre del grupo tiene un trasfondo y Doffo lo define: “No es que seamos amas de casa (o sí); algunas lo esconden, algunas lo ignoran, otras se ven orgullosas, otras se sienten vacías o no les queda otra. Nosotras reivindicamos esa figura femenina en un presente que reclama otros roles de la mujer en la sociedad”.

* Jueves 12/11 en El Emergente Bar, Gallo 333. A las 22.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.