radar

Domingo, 27 de septiembre de 2015

VALE DECIR

ME CAIGO Y ME LEVANTO

La Organización Mundial de la Salud define la depresión como un trastorno mental frecuente, caracterizado por la presencia de tristeza. Y la pérdida de interés, placer; el sentimiento de culpa; la falta de autoestima; la turbación del sueño o apetito; la sensación de cansancio; la falta de concentración. Una batería sintomática harto conocida que, en sus formas más agudas, puede llevar al suicidio. Al igual que a otros seis millones de varones estadounidenses –acorde al Instituto Nacional de Salud Mental– que, por el estigma que representa, rara vez buscan tratamiento, el joven fotógrafo Edward Honaker tiene depresión, pero él decidió exorcisarla. Lo hizo con una serie de autorretratos en los que, a decir de críticos especializados, “presenta reminiscencias de las piezas de Magritte o Escher, pero con un contenido emocional más penetrante que en las obras de dichos maestros”. Lecturas posibles del trabajo de este oriundo de Los Ángeles, quien –previo a reflejar la “presencia de tristeza” en su rostros desdibujados– había hecho fotografías para marcas como Doc Martens o Armani Exchange. Pero que se ha vuelto sensación viral justo cuando él, según sus propias palabras, pensaba que se había vuelto pésimo en tareas en las que solía ser bueno, y no entendía por qué.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.