radar

Domingo, 13 de marzo de 2016

VALE DECIR

CONEJITO DE TERROR

Benedict Cumberbatch y el reino animal, un vínculo insondable que dio sus primeros coletazos cuando el actor prestó su voz para el documental de BBC South Pacific y falló –una y otra y otra vez– en pronunciar correctamente la palabra “pingüinos”. Más tarde vendría el rumor de que el actor inglés era –en realidad– una nutria; teoría engordada por miles de memes y finalmente corroborada por él mismo al emular al dedillo el rostro del lutrino en The Graham Norton Show. Actualmente, el más reciente lazo, ya con nueva especie: un conejo. Ocurre que una mujer de Bristol no tuvo mejor idea que crear una versión para Pascuas de 400 gramos, en tres sabores (blanco, leche, negro), donde el torso de conejo, las dos enormes orejas de conejo y la corbata de moño (licencia creativa) acompañan al rostro del intérprete de Sherlock. Modelo comestible intitulado “Cumberbunny” al que muchos han tildado de tierno y devorable, mientras otros tantos –la vasta mayoría, realmente– reaccionaron en forma opuesta: “Está aquí y es pavoroso”, intituló, por ejemplo, la revista GQ; “Ha llegado para atemorizarte en las fiestas”, destacó el sitio Mashable; “Imposible comerlo cuando sostiene fija esa mirada”, se inquietó la web The Mary Sue…

No es para menos: al híbrido dulce mejor le cabría un rol en un film fantástico (de los tenebrosos, obvio) que un lugarcito en una mesa festiva, mal que le pese a las Bumberbitches –mote con el que se identifican sus fans–, siempre listas para devorar al actor. Para colmo, cada ejemplar cuesta 50 libras esterlinas, monto que ha dispuesto su creadora, Jen Lindsey-Clark, quien ya había alcanzado los titulares el pasado año al realizar un Benedict de chocolate tamaño real. En esta ocasión, como ofrece en la web de su firma Chocolatician, el homenaje llega en forma de “conejo de delicioso chocolate belga con una guapa cara y un trasero apetitoso”. Ay… “Planeo enviarle uno a la madre de Cumberbatch, pero no a él. Puede parecerle extraño comerse su propio rostro”, declaró recientemente la dulce escultora. Sí, doña, seguro que es lo único que le parece extraño. Lo único.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.