radar

Domingo, 30 de octubre de 2016

VALE DECIR

LOS PAYASOS MALDITOS

Con la coulrofobia (léase, horror –presuntamente irracional– a los payasos) en la cresta de la ola amén de reiterados ataques en distintos puntos de Estados Unidos y Europa, no es de extrañar que Google Trends registre un récord en la búsqueda de los términos “creepy clown” (“payaso terrorífico”) o “clown sights” (“avistamientos de payasos”). Para colmo, las circunstancias no ayudan a paliar el cuiqui, con el anuncio del retorno de Pennywise a la vuelta de la esquina… Contexto más que auspicioso para que la pesadillesca serie Clownville, del artista francés –pero afincado en Roma– Eolo Perfido, cobre segunda vida. Porque aunque las imágenes tienen ya año y medio de habidas y se han exhibido en diferentes coordenadas del globo, hoy vuelven a transitar por webs y redes para perturbar el sueño de quienes temen al –más y menos estilizado– bicho de circo, de modos extravagantes y abundante maquillaje. Excesivamente monstruoso según la visión de Perfido, que retrata variedades siniestras, incluido un Hitler payasesco. “Siempre he estado especialmente interesado en cualquier forma de arte performático donde los intérpretes necesitan exagerar sus expresiones para transmitir verdades emocionales que no pueden manifestar a través del habla”, ofrece Eolo, que dice tener una vasta colección de objetos temáticos, y se refiere a Charlie Chaplin y Buster Keaton como fuentes inspiradoras. Dice además no temer a los payasos, aunque los grotescos ejemplares que crea para su villa fantástica sean más John Wayne Gacy que Gaby, Fofó y Miliki. “La inocencia está perdida en Clownville”, reafirma. Eso, estimado Eolo, salta a la vista.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.