radar

Domingo, 20 de abril de 2014

VALE DECIR

CUANDO SE HUNDE EL BARCO, LAS RATAS...

De los últimos días a la fecha, la banda zaragozana Amaral ha estado en el centro de las críticas españolas, y todo a causa de una canción y su correspondiente clip. Casi dos millones de clicks y un sinfín de variopintas reacciones dejan en claro que “Ratonera” –su nueva canción, adelanto del próximo disco, que saldrá en septiembre– ha hecho mella en los parlantes hispanos a causa de su crítica franca y su método pulverizante: la afilada parodia política. “No sé cómo duermes por las noches, estúpido farsante, si mientes más que hablas”, lanzan los músicos Eva Amaral y Juan Aguirre, y caricaturizan animadamente a toda la cúpula de representantes. Animadamente en tanto ha sido el ilustrador Alberto González Vázquez quien se encargó de dibujar para el video a los principales dirigentes nacionales e internacionales interpretando roles que les son ajenos (no así al grueso de los ciudadanos). En las viñetas, Rajoy, Gallardón y Pérez Rubalcaba padecen la violencia doméstica, mientras Aznar es un indocumentado, Francisco Alvarez Cascos corre la suerte del refugiado y Angela Merkel hace las veces de heroinómana. El juego es simple: volverlos víctimas de los problemas que, en muchos casos, generan y, en otros, no intentan resolver.

A tal punto se produjo el descalabro frente al paródico clip que ni el madrileño Ismael Serrano se mantuvo al margen y, sumergido de lleno en la controversia, escribió un artículo titulado “Elogio de Amaral y su ‘Ratonera’”, donde anota: “¿Cómo no sumarse al activismo en estos oscuros tiempos de orfandad moral? Si hasta Wham! cantó para recaudar fondos para los mineros que hacían huelga en tiempos de Thatcher. Aunque fuera en playback. Ahora, un conocido grupo de pop compone una canción dedicándole toda su rabia a una clase política cómplice del desfalco, cuando no alienada e incapaz de dar soluciones a los problemas reales de la gente. Hay quien lo tacha de oportunismo. ¿No es oportunista precisamente lo contrario? ¿No lo es permanecer al margen? ¿No es, también, deber del músico hacer la crónica del tiempo que le toca vivir?”. Dada la crisis española, la crónica se ha vuelto revancha, y el video, un panfleto donde nadie se salva del cross de derecha. O de izquierda, para el caso.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.