radar

Domingo, 20 de septiembre de 2015

CINE > ELIMINAR AMIGO, LA PELICULA DE TERROR QUE TRANSCURRE EN UN MONITOR DE COMPUTADORA

PANTALLA DEL MUNDO NUEVO

 Por Ariel Alvarez

“En Internet, los recuerdos duran para siempre, pero también los errores”. Este es el eje central de Unfriended, una película que lleva el uso de las redes sociales al extremo. Con un formato experimental y provocativo, llega traducida como Eliminar amigo, con mucho ruido de fondo y debates acalorados: vieja-fórmula-con-traje-nuevo vs. estudio-sociológico. Quienes pasan muchas horas de su vida frente a la pantalla de un monitor no podrán dejar de prestarle atención: se trata de un thriller de ciberterror que presenta no sólo los clichés del género (con marcadas referencias al Proyecto Blair Witch y Actividad paranormal), sino que también se adentra en el terreno por demás oscuro del ciberacoso en los adolescentes.

Unfriended se estrenó en el Festival Fantasía en julio del año pasado, y generó muchos comentarios encontrados en público y crítica debido al punto de vista desde el cual se narra la historia: toda la acción transcurre en el monitor de la computadora de una estudiante de secundaria llamada Blaire Lily (Shelley Hennig). Se cumple un año de la muerte de su amiga de la infancia, quien se suicidó después de que un video personal y desagradable fuese puesto online. Blaire inicia una conversación por skype con otros cinco amigos, para organizar qué es lo que van a hacer esa noche. De pronto, un avatar sin foto aparece en la conversación. No lo pueden eliminar, y al poco tiempo este observador anónimo comienza a interactuar, haciéndose pasar por su compañera de secundaria muerta. Ellos creen que es una broma de mal gusto. Aquí comienza una especie de inquisición psicológica por parte del intruso que los obliga a confesar sus secretos con consecuencias aterradoras, como era de esperarse.

El film captura la experiencia de los medios de comunicación digitales de una manera exhaustiva y extremadamente realista y precisa: llamadas de skype, google, instagram, facebook y youtube, pasando incluso por spotify (usado para los pocos momentos en donde la película tiene música). Todos sitios que son visitados por el cursor de Blaire en su desesperado intento por tratar de entender qué es lo que sucede. Ventanas que se abren y se minimizan, agobiantes esperas para que algún material misterioso termine de bajar y las expresiones atormentadas que se intensifican con la luz de las cámaras web: sólo vemos la cara de los actores en un monitor dividido de chat grupal.

Este escrutinio casi obsesivo de las redes sociales es dirigido por Levan Gabriadze, director ruso que con esta, su primera producción norteamericana, ha pretendido darle un nuevo giro a las películas conocidas décadas atrás como “de adolescentes muertos”. El guión escrito por Nelson Greaves, (autor de algunos capítulos de la serie Sleepy Hollow) sigue la narración de clásicos como Halloween, Martes 13 o Sé lo que hicieron el verano pasado. Sí es verdad: la trama no es lo que asusta, sino el modo inteligente y exasperante en el que está presentada. Lo que Unfriended plantea como aterrador es la proximidad del peligro, cosas familiares (como las redes sociales) son el lugar desde donde surge el terror. Los jóvenes aquí no tienen necesidad de irse a un lejano bosque o a un campamento abandonado para ser perseguidos por un asesino o una fuerza demoníaca. Solo necesitan una conexión a internet. “Las películas de terror deben adaptarse a medida que el mundo cambia”, explica Gabriadze. “Los directores y los autores tienen que encontrar el terror en la manera en que la gente vive actualmente. Personas con muchos teléfonos celulares conectados a la gran red, cámaras de video que captan todo, e internet, que muchas veces es un lugar lleno de odio que asusta más que una cabaña en el medio de la nada ¿Por qué no usarlos?”

Las mayores críticas que ha recibido la película vienen de quienes la consideran estéticamente desconcertante, o directamente inentendible para toda persona mayor de 25 años. Pero justamente, con su particular estética, es un film que habla de las nuevas formas de comunicación en las cuales estar siempre conectado o disponible es la norma. Unfriended funciona muy bien en dos niveles: como una película de terror para la era de medios de comunicación actuales y como una estudio sobre el comportamiento en línea de los jóvenes: en este caso el acoso cibernético. Y esto es lo que de verdad asusta de la trama. El tema del cyber-bulling es mostrado de manera descarnada: la cooperación colectiva y activa es parte fundamental, existe una “democratización de la intimidación que es perversa”, sentencia Greaves.

Narrada en tiempo real, la película plantea una tensión por momentos irritante. El dramatismo que adquiere en el film la interacción en línea, se muestra con mejor calidad que en otros films que han llevado al cine el tema de la comunicación por internet en los últimos años: Open Windows (2014) o la fallida Chatroom del director Hideo Nakata, sólo por citar algunos.

Además de la cuestión generacional, gran parte de la crítica agrega que Unfriended sólo es otra película de found footage, pero en versión 2.0, más para ser vista en una PC o en un iPod, que en la pantalla grande. La comparación es inevitable, pero el uso que hace el director de algunos recursos cinematográficos la ponen un paso más allá.

Lo cierto es que el found footage invadió la mayoría de las películas de terror, sostenido por un público voraz que no parece cansarse nunca de este formato, que, además de exitoso, es barato. Unfriended tuvo una campaña de marketing viral, muy al estilo del Proyecto Blair Witch, que incluyó trailers con imágenes que no estuvieron en la edición final de la película. Con un presupuesto de un millón de dólares, recaudó durante su primer fin de semana en Estados Unidos casi 17. El rédito comercial vaticina qué camino tomarán las nuevas producciones de terror futuras, y ya se habla de una franquicia. Aún hay tiempo para ver si se sostiene en el tiempo, como Actividad paranormal, cuya última entrega ya fue anunciada para 2016. Por lo pronto, Unfriended ya tiene anunciada una segunda parte, con el mismo director, que se abrirá el año próximo, como una ventana de Windows al infierno.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.