OPINION indice
|

SIETE DIAS EN LA CIUDAD

Un año devorado por las altas expectativas

› Por Leo Ricciardino

El 2008 fue decididamente regular para Rosario. La percepción de la falta de obras importantes o acciones significativas atraviesa el humor social. Es que había partido de objetivos ilusorios: la ciudad no se cambió en un año, y la gestión provincial no se tradujo en transformaciones concretas. El próximo año, electoral, permitirá recuperar el equilibrio.

 

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared