satira

El Mayo argentino

Por Rudy

¡El pueblo quiere saber de qué se trata! ¡El pueblo quiere saber de qué se trata! Sí, lector, esa frase es de 1810... ya entonces queríamos saber de qué se trata. Bueno, queríamos es una manera de decir, ya que ni usted ni yo estábamos acá. Pero había gente, mucha gente, que ya quería saber de qué se trataba. Y había gente, entonces, que parecía saber de qué se trataba, que estaba al tanto de la cotización del maravedí, y que sabía que en Europa gobernaba Napoleón. Bueno, no en toda Europa, pero sí en buena parte (este chiste ya era viejo en 1810, así que respétenlo en homenaje a su edad).

Estaban los ingleses que invadieron y se fueron, volvieron a invadir y se volvieron a ir, muy preocupados porque Estados Unidos se había independizado y ya no era más colonia, o bien porque, si no se apuraban y conseguían alguna colonia nueva, se iban a encontrar con la bandera de USA en cualquier lado al que fueran, la luna incluida.

Estaban los franceses, que dominaban Europa. Una revolución había derrocado al rey, pero ahora tenían emperador, que es mucho más que rey; a un emperador no le alcanza un solo país, necesita más y más y más... es una especie de adicto a los países. El problema es que no existe “Emperadores Anónimos”, un lugar en el que pudieran curarse y decir: “Sólo por hoy no invadiré Polonia”, quizá porque juntar a varios emperadores en un mismo sitio pueda ser muuy peligroso, no tanto para los propios emperadores sino para el resto del mundo.

Estaban los españoles, muy virreyes y virreinas ellos, pero se estaban quedando sin motivaciones. La Inquisición ya no era cool como tres siglos antes, América ya estaba descubierta, conquistada y saqueada a gusto, la esclavitud no estaba de moda, y encima su propio rey estaba prisionero. Estaban los criollos, los “nacido y criado” en estas tierras, que querían ser libres e independientes para poder crear el tango, el colectivo, el dulce de leche, la birome, las empanadas salteñas y el cordero patagónico, sin que nadie les indique cómo hacerlo. Miles, millones de personas esperando ser argentinos para así poder quejarse de la situación e ir a buscar el pasaporte español del abuelito para hacerse emigrante.

Estaban los mulatos, los mestizos, los zambos, los negros, los llamados “indios” por más que Mahatma Gandhi estuviera del otro lado del planeta.

Estaban todos los que estaban, y los que luego fueron llegando. Y desde ese día, el 25 de mayo de 1810, tenemos historia propia. Y en cada momento de esa historia, el 25 de Mayo fue adquiriendo nuevos significados y conservando los que ya tenía. Y acá estamos nosotros, evocando ese entonces, y resignificando este ahora, como podemos, como nos sale, con chistes.

Hasta el sábado que viene, lector.

Satira12 actualiza todos los Sábados a las 18 hs.

anterior  siguiente
Sábado, 24 de mayo de 2008
Tapa satira

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared