satira

Según pesan los años

Por Rudy

¡Yse nos termina otra década más, lector!.. y van... bueno, depende, para algunos es la primera, otros van por la octava. Pero los años “00” terminan. Y así como “los ’60” fueron “sexo droga y rock and roll”, los ’90 “berro, soja y coliflor”. O si los ’40-’50 fueron “Cinco por uno, no va a quedar ninguno”, los ’90 fueron “uno por uno, no va a quedar ninguno (dólar)”.

Y ahora, se termina esta década. Quizás haciendo un homenaje a los ’90, o porque se quedó dormido y llegó 10 años tarde, vaya uno a saber.

Nuestro compañero Wolf homenajeó a los ’90 e hizo un viaje a Disney con su hijita (que no pudo viajar antes por motivos de nacimiento posterior), e incluimos su nota para que usted recuerde “qué tiempos aquéllos”.

Pero los ’00 tuvieron lo suyo: empezó con que asumió Don Fernando de la Almohada, prometiendo que se acabó la fiesta y empezó la siesta. Menem asume como ex presidente, es perseguido y alcanzado por la Justicia, que lo condena a “quinta preventiva” en el penal de Gostanian.

El prescindente, muy enojado con la gente que interrumpió su reposo obligándolo a gobernar, decide castigar a su electorado y le encarga la misión a su ministro de Economía. ¡Machinea hace tablita a la clase media! En la provincia de Buenos Aires, Ruckauf asume que debe gobernar, luego de que ganó las elecciones con su promesa de meter bala... Bueno, es lógico que con esa consigna gane, ya que todos sabemos que los candidatos jamás cumplen con sus promesas. El dólar costaba un peso, y el peso costaba un huevo... y la mitad del otro. Por eso en las provincias empezaron a circular monedas que no eran monedas, ni billetes, ni papel higiénico (aunque aparentemente servían para lo mismo que esto último). Los patacones, los lecops, los maravedíes, la banelco, la promesa, el rumor, todo servía como parte de pago.

En EE.UU. hay elecciones, y las gana Al Gore, por lo que George Bush es elegido nuevo presidente. “Es que la democracia no es perfecta, a veces gana el que saca más votos, a veces el que saca menos, lo que importa es que ganemos nosotros”, explica un vocero republicano mientras despacha, rumbo al golfo Pérsico, un paquetito que dice “Arma de destrucción masiva..., este lado para arriba”.

Cuando Chacho Alvarez quiere ejercer su cargo de vice president, debe renunciar, porque ésa es, justamente, la función de los vicepresidentes argentinos: el presi duerme, el vice renuncia...

Hay elecciones a gobernador de la Ciudad, y Cavallo pierde: “Volveré y seré Mauricio” dice, y promete hacer honor a su tradición: “estar en todos los gobiernos, sin haber ganado jamás una elección”.

Después vino el 2001, odisea del despacio, no tuvimos vicepresidente, pero, para compensar, tuvimos como 5 presidentes. El año estuvo marcado por la expresión: “riesgo país”, que es la tasa a la que le prestarían dinero al país, lo que no tiene ningún sentido, ya que no había nadie que le quisiera prestar plata a nuestro país, a pesar de que estuviéramos dispuestos a pagarla con el sudor de nuestros patacones, y si no alcanzaba, con la banelco.

El dinero huía de la Argentina, y nos tendríamos que haber dado cuenta de que algo andaba mal, porque el dinero es mucho más intuitivo que los animales a la hora de escapar de los desastres. Las divisas se fugaban y hacían tanto ruido que despertaban al presidente.

Un fantasma sobrevuela EE.UU., el de Pearl Harbour..., ¡pero eso ya lo destruyeron los japoneses... Ataquemos Japón..!, reclamó el presidente Bush, que quería festejar su asunción de mando con una suelta de misilazos. “No va a poder ser –le dijeron–, ya lo hicimos en el ’41, y a la gente le aburre que ataquemos dos veces al mismo país; nuestros soldados quieren conocer todo el mundo.” “¡¡Bueno, entonces ataquemos la URSS!!” “¡No existe más!” “Malditos comunistas... no nos dejan alternativa, bueno, ataquemos... Argentina!” “¡No va a poder ser, jamás podríamos hacerles el daño que ellos se están haciendo a sí mismos y no podemos quedar como unos segundones!” “Okay, ¿qué hacemos?” Y bueno, esperamos a ver si alguien nos ataca a nosotros... El 11 de septiembre lo lograron.

Se podría decir que ese día cambió el cine catástrofe, cambió de nombre a “realismo”. “¡Debemos vengarnos de los culpables de esto! –rugían las masas y las donuts–..., ¿y si mejor atacamos Afganistán?”, propuso Bush. Como él era el presidente, ganó 1 a 0.

En la Argentina el castellano fue reemplazado por el cacerolio, idioma en el cual “te voy a garcar” se dice “corralito”. La gente que ya estaba en la calle haciendo cola para entrar al banco a no retirar dinero, hizo tanto ruido que el presidente se enojó y dijo: ¡Ah, no, si no me dejan dormir, me voy!” y entonando el tema “No voy en tren, voy en helicóptero” se tomó el olivos. Como no quedaba nadie más para renunciar, eligieron a Puerta para que renuncie a los dos días para que asuma Rodríguez Saá y renuncie a la semana, luego de prometer que iba a plantar varios millones de árboles, y conseguir, en su defecto, varios cientos de arbolitos.

El 2002 no fue un año, fueron varios juntos. Tuvimos corralito, corralón, corralazo, recurso de desamparo, los únicos bancos que permitían sacar algo eran los de esperma, y a veces. En la Argentina asume Duhalde, que era el que en el ’99 había perdido las elecciones con De la Rúa: “Bueno, es igual que en los EE.UU., donde gana Gore y asume Bush”.

Los bancos le decían a la gente cosas tales como “Lo sentimos mucho, su dinero acaba de fallecer”, “¿cómo que lo quiere de vuelta, no era un regalo?”, “no sé cómo va a tomar esto, pero su dinero se enamoró de nuestro gerente, y huyó con él al Caribe”.

Cometiendo un gravísimo error de cálculo, Bush ataca Afganistán, cuando en realidad quiso atacar Irak, que es donde hay petróleo. “¡Nadie va a quedarse con nuestro petróleo, esté en nuestro territorio nacional, o en nuestro territorio extranjero” era la consigna. Se empieza a difundir la teoría de que Irak tiene armas de destrucción masiva, y si no las tiene aún, las tendrá muy pronto, cuando EE.UU. desembarque en ese país. Para que la lucha sea más justa, algunos países europeos se proponen ayudar... a EE.UU. EE.UU. se encargaría de ocupar el territorio, Inglaterra de generar leyendas, y España de privatizar teléfonos.

El presidente Duhalde promete: “el que puso dólares, va a recibir dólares..., menos de los que puso, eso sí” y “estamos condenados al éxito... y no es excarcelable”. Lole Reutemann es señalado como el próximo candidato a renunciar a la candidatura para que asuma De la Sota y renuncie para que asuma Kirchner.

Mucha inseguridad; hay ladrones que acompañan a los ahorristas a manifestar contra los bancos, al grito de “quiero sus dólares”.

En el 2003, en una jugada que el TEG no permite, EE.UU. ataca Irak. Quizás esta vez quiso atacar Irán y la pifió, no se sabe. El ex menemismo se presenta a las elecciones, con la consigna: “Si gobernando somos malos, de opositores somos insoportables”.

Y eso fue solamente el comienzo, lector. Hubo tsunami, Cromañón, Chávez, Macri, Maradona, Lost, DVD, emos, floggers, botox, Obama, Lula, baile del caño, crisis económica, conflictos mediaticos, soja... Bueno, usted se habrá dado cuenta de que en un solo suplemento no podemos contarle todo. Pero sí, mostrarle algo... a nuestro estilo, con chistes.

Hasta la semana que viene, lector.

Satira12 actualiza todos los Sábados a las 18 hs.

anterior  siguiente
Sábado, 12 de diciembre de 2009
Tapa satira

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.