satira

El que apuesta al dólar, empata

Por Rudy

¿Cómo van las cosas, lector? ¿raro, no? Digo, esto de que en Europa estén en crisis, que el presidente de EE.UU. le pida una audiencia a nuestra presidenta, de que la UE tenga una economía neoliberal y nosotros una más planificada. ¿Qué pasó, se invirtieron los hemisferios?

Digo, no sé, en cualquier momento nos enteramos de que Obama salió al balcón y dijo “Peso, ¿acaso alguna vez vieron un peso, ustedes?” O que Zapatero les diga a sus conciudadanos: “Hombre, ¡quien puso euros, recibirá euros!”.

Quizá se cuente la historia como que en 1492 un grupo de diaguitas, o de querandíes, o incas, llegó a la costa europea y estableció “Inconias” (sería la contrapartida de “colonias”), y los pobres europeos estuvieron sojuzgados en lo que se llamó “el virreinato del Guadalquivir” hasta que Napoleón los liberó a principios del siglo XIX.

Porque a la hora de inventar, tergiversar, hacer ficciones y tomarlas por la realidad (que ése es el problema, no la ficción, sino la confusión), somos mandados a hacer, todos. De hecho, hay gente que, cansada de los displaceres del mundanal ruido, se va a vivir a... ¡Internet! Yes, Oui, da, cada vez pululan más “mudos virtuales” donde la gente “cree que vive”.

Quizá los argentinos hayamos sido unos visionarios, en esto del mundo virtual. Quizás hace unos años, un grupo de gente inventó un mundo virtual, y lo impuso, por la fuerza, al resto de la población, que insistíamos en que el pan, el techo y el sexo, fueran “de veras”.

Para ser más claro ¡se acuerdan cuando Cavallo decidió que ...la deuda de las empresas, ahora es el Estado! En un jueguito de computadora, llamémoslo “Oligarcity”, eso se hace fácil, en la vida real. Diez años después (pongámosle once) el mismo visionario decidió que viviéramos en “Convertibility”, un mundo extraño, donde un peso valía un dólar. Mucha gente jugó, y estaba tan ocupada por jugar, que no se dio cuenta de que estaba “desocupada” afuera... estaba perdiendo su trabajo, su comida, su casi todo, en el mundo real.

Y aunque no puedan creerlo, fue el mismo sujeto quien creó una nueva versión, el “Little Corral City” donde quedaron atrapados cientos de miles de argentinos, mientras un personaje del jueguito virtual, nos decía “quien puso créditos, recibirá créditos; quien puso sapos, recibirá sapos”, pero finalmente, todos recibieron sapos. Nos fue muy mal con esos jueguitos virtuales; mucha gente se quedó sin créditos, sin computadora, sin choripán, sin nada. Estallaron los monitores, y ¡nos quedamos afuera del juego!

Pero algunos, hayan ganado, o perdido, siguen querido jugar. No quieren, no les gusta, no soportan el mundo real y salen a la calle manifestando “¡¡¡Matrix, Matrix, queremos volver a Matrix!!!” y mientras manifiestan, aprovechan para ver si algún arbolito les cambia unos verdes.

Entonces, cuando el mundo real les dice: !Para comprar dólares, una casa, o lo que sea, no podés usar un ‘avatar’, tenés que ser vos!, se quejan; ¡¡¡pero si hace 30 años que juego!!!. Quizás entiendan, si les dicen: “¡A ver si entendés: El que ponga pesos en blanco, recibirá dólares!”.

Así estamos, lector, jugando, viviendo.

Nos vemos la semana que viene.

Satira12 actualiza todos los Sábados a las 18 hs.

anterior  siguiente
Sábado, 5 de noviembre de 2011
Tapa satira

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.