satira

Cortina de humor

Por Rudy

¿Cómo le va, lector, cómo anda? ¡Uy!, ¿cuántas preguntas, no? Fíjese que esta semana, hasta el título de esta columna está entre signos de pregunta. Y eso que ya nos conocemos, que es el título que encabeza esta página desde hace años, por no decir décadas, siglos, lustros, meses... O sea, ustedes y nosotros ya sabemos que acá “hay sátira”. No tendría ningún sentido entonces ese signo de pregunta, donde todos sabemos, y compartimos, la afirmación.

Sin embargo, lector, es probable que usted coincida con nosotros en que esta vez el signo de pregunta es necesario. NO para nosotros, no para usted, pero sí.

Porque, y está muy bien que así sea, esta página puede ser leída por cualquiera de los más de 7000 millones de personas que habitan este mundo (ojalá lo fuera por todas... bueno, la centésima parte, bueno, la milésima... con 7 millones de lectores estamos hechos).

Y alguien puede dudar acerca de si esta columna es una sátira o un arma de destrucción masiva.

Y no me estoy refiriendo a aquellos que, vaya a saber uno en nombre de qué, de quién, de quiénes, de qué intereses, de qué causa que nunca sabremos, entraron a la redacción de Charlie y provocaron una masacre. No, a ésos no los entiendo, ni quiero entenderlos, porque no hay nada que entender.

Sí me estoy refiriendo a quienes intentaron, justamente, entender, preguntándose “qué hicieron los de Charlie para provocar semejante reacción”. Como si de verdad fuera “una reacción ante un dibujo ofensivo”.

Digo e insisto, un dibujo puede ser ofensivo, agresivo, puede merecer la crítica, polémica, repudio, acción legal, enojo ... pero ¿la muerte? Por favor, no nos confundamos.

Porque si creemos que un dibujo, por ser ofensivo, merece la muerte del autor... ahí sí que se pierde la libertad de expresión, y nos volvemos esclavos de... de quienes actúen en ese código.

A partir de esa creencia sí que a los medios los empieza a dirigir Don Corleone.. No antes.

Le pedimos disculpas, lector. Porque quizás usted esperaba la semana pasada, el sábado pasado, un suplemento sobre este tema, con ese estilo de dar primicias que SátiraI12 tiene acostumbrados a sus lectores desde hace ya más de 27 años. La verdad, lector, que sí estamos cumpliendo con eso. SátiraI12 no suele dar primicias.

Preferimos tomarnos un poco de tiempo y pensar, preguntarnos, no por lo que ocurrió el pasado miércoles 7, porque, eso, lector, lo sabemos todos. Y la verdad, lector, que lo que pasó el pasado 7 de enero no da lugar al chiste. Y éste es, claro está, un suplemento de humor. ¿Podemos hablar de cosas serias? Seguro, pero con humor.

Entonces, nos propusimos ver qué pasaba... cómo reaccionaba el mundo. Y vimos. Y vimos cosas que no nos gustaron nada.

Vimos a Marine Le Pen prometiendo “pena de muerte” en caso de que la elijan presidenta. ¡Uy, pero cómo ha cambiado la política! ¡¿O es algo que solamente pasó en Francia, o en Europa?! Quiero decir ¡qué campaña rara: “Vótenme y les daré pena de muerte”! , algo así como “si me elegís presidenta, capaz que te mato!” Porque, ¡guarda ... que las leyes son para todos, eh! ¿O no?

No puedo imaginar ni al más recalcitrantemente mesozoico de nuestros políticos prometiendo “muerte” en su campaña electoral... y ganando. ¡Okey, difícilmente Marine Le Pen gane las elecciones... ¡pero va primera en intención de voto!

Luego vimos a los islamófobos, capitaneados quizá por los mismos que cometieron el desastre, relamiéndose: “¡Ven, éstos son los musulmanes, los más de mil millones de musulmanes, que no son capaces de bancarse una jodita!”.

A ver... ¿alguien puede pensar que millones de seres que se bancan bombardeos, saqueos, pobreza, “no se bancan una jodita”? Además, otra vez, matando dos pájaros de un tipo... los islamófobos toman la masacre como una reacción a los chistes, no como una masacre motivada por algo que sólo aquéllos, quienes la produjeron, podrán saber! El resto de la gente no piensa “como asesino”. ¿Echarles la culpa a las víctimas o a algún tipo de creencia o religión?... ¡Otra manera de mirar para otro lado!

También vimos más muertes, en un supermercado. Y las de los propios acusados, que después de cometer semejante masacre “olvidaron su DNI en el auto”.

Luego el domingo vimos marchas: la de millones de ciudadanos, reclamando por los derechos humanos y, muy lejos, muy aparte, la de los gobernantes que tanto hicieron contra esos mismos derechos. ¡Contradicciones del sistema! –diría Boggie el Aceitoso.

Y después de todo eso, lector, volvemos a la pregunta inicial. ¿Sátira? ¿Hubo una gran sátira, después de la tragedia? ¿Es una sátira que después de tantas muertes se proponga la pena de muerte? ¿Es una sátira que terroristas entrenados olviden su DNI y sean muertos a balazos? ¿Es una sátira que algunos dirigentes marchen por los derechos humanos que ellos mismos les niegan a sus compatriotas y a sus “no compatriotas”?

Parecería que lo menos satírico, acá, es el propio Charlie. Parecería que los humoristas no podemos hacer nuestro trabajo, por la competencia desleal de la triste realidad.

No lo sabemos, lector. Lo que sí sabemos es que tratamos de pensar, de entender, y de compartir ese ejercicio con usted, que nos sigue semana a semana, o que nos lee, de casualidad, hoy.

Hasta la semana que viene, lector.

Satira12 actualiza todos los Sábados a las 18 hs.

anterior  siguiente
Sábado, 17 de enero de 2015
Tapa satira

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared