soy

Viernes, 1 de abril de 2016

TV

Sus deseos son órdenes

Por la galería de los personajes queer de House of Cards desfila Edward Meechum, custodio de la extraña pareja presidencial.

 Por Gustavo Pecoraro

House of Cards no trata de Harvey Milk y tampoco de Stonewall. Jamás se nombra a Mathew Sheppard ni se muestran las manifestaciones del orgullo. Sin embargo el aroma a puto flota en el aire desde la primera temporada y emana directo del primer congresista y luego presidente de los Estados Unidos, Frank Underwood (protagonizado por Kevin Spacey).

Dejando aparte el pink washing que nos meten por el culo desde tantos lados y diariamente, me resulta interesante reconocer al “Eros putis” en medio de ese poder corrupto que hoy amaña una lista electoral, mañana bombardea una ciudad, pasado mata a una periodista.

El presidente danza su danza con Claire (magnánima Robin Wright), reflejo, esposa, bastón, compinche. La más brava de todas las bravas, ícono y heroína, mirada y andar que es más que verbo. Con Carol de Cate Blanche e Imperator Furiosa de Charlize Theron, tres de los personajes más geniales de los últimos tiempos que algunas maricas y tortas agradecemos.

Entre medio de Frank y Claire ese aroma a puto se cuelan en un activista yanqui preso en Rusia por protestar contra la ley homofóbica, la breve –pero no menos intensa– pareja de Rachel y Lisa que enloquece al sexy Doug Stamper, y la historia de los hombres de letras Tom Yates y Lucas Goodwin que entregan el marrón por información y adicción, según uno de ellos.

Y me detengo acá, porque particular y literalmente en medio también está Edward Meechum, miembro de la seguridad personal del matrimonio Underwood y una especie de versión 2.0 del Antonino de Tony Curtis en Spartacus. Esclavo y amante (moderno en ambas funciones) que hasta puede dar la vida por ese hombre al que tanto admira y que con sólo mirarlo a los ojos sabe que no le miente. Silencioso, con un ojo de loca que no se equivoca y que hasta cela un poco a su amo, un par de vasos de Bourbon lo pone blandito y entregador, y ahí mejor no espoliar nada que no hay nada peor que contar las series.

Meechum, así a secas como lo llaman todxs, está interpretado por Nathan Darrow, que pasó el casting luego de interpretar un papel en la obra RicardoIII que protagonizaba Spacey. Otro que tiene ojo que no se equivoca.

Lo que más erotiza de Meechum no es su estatura ni la pistola que desenfunda a cada rato. Ni siquiera esa carita de nene asustado que pone cuando roza apenas la mano del presidente. Sino esa devoción del esclavo que te baña, te saca los anteojos si te has dormido, o pone el pecho a cualquier bala. Meechum danos murra y no te mueras nunca.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.