soy

Viernes, 21 de octubre de 2016

Bodas de plumas

Esta noche hay un gran plan: festejar, en las Séptimas Jornadas de Diversidad y Género del Conti, los 25 años de la primera marcha con boleros, poesía y cumbia.

 Por Paula Jiménez España

Esta noche, Pepi. “Con el grupo histórico en la música y la militancia lesbiana, Tumbamores cumplí el sueño de tocar en la marcha del 2009 esas cumbias que hacían de los sufrimientos amorosos, alegría”, dice Victoria Pepi Dillon. Pepi, que también forma parte de H.I.J.O.S. y conformó el Colectivo de Colectivos junto con Lohana y chicxs anarcopunks a finales de los 90, participará de las Séptimas Jornadas de Diversidad y Género que inauguraron ayer. Esta noche cerrará la jornada a puro bolero.

Poesía es vida. La mesa que le precede, a las 19, es de poesía. Entre sus participantes, nada más y nada menos que la poeta Verónica Viola Fisher, que leerá versos hot. “Creo que es una verdad de perogrullo que hay más visibilidad que hace 25 años -lanza Verónica su molotov. No sé hasta qué punto la marcha del orgullo favorece la visibilidad hoy. Se ha vuelto comercial y paqui, y no es combativa como lo fue”. En lo que respecta a la poesía, Verónica no es menos escéptica: “En el circuito ‘oficial’ o ‘serio’ de la poesía no se visibiliza para nada a las diversidades sexuales y hasta sigue habiendo bastante machista; sin embargo, hay circuitos más under donde aparecen expresiones que visibilizan estas cuestiones”. Es muy distinta la visión de Jorge D’alessandro, integrante de esta misma mesa junto con Inés Púrpura y Gael Policano Rossi: “Mi propia poesía, a medida que me fui haciendo más visible, creció. Pasé de decir entre líneas a hablar del amor entre hombres en forma directa. Esto tiene una relación con la visibilidad que vienen generando las marchas desde hace 25 años”, celebra el autor de Hijo del aire.

Que no te falte la cumbia. “Casi se me olvida de bajar el cuadro de Videla/ casi se me olvida de seguir caminando junto a las abuelas/ casi se me olvida que la libertad se camina con las suelas. / Casi se me olvida, pero no./ Quieren que me olvide, pero está latiendo”, canta Tita Print, la cumbiera de Bajo Flores que ni en las peores circunstancias -fue procesada por la justicia tras impedir que su hija se vinculara con su padre acusado de abuso-, abandonó su batalla a través de la música. Es por su historia de lucha y ritmo que bien merecido tiene el cierre de estas Jornadas. Dice Tita: “Soy compositora y cantante y toco el controlador –dice–. El controlador es el mítico instrumento de Pablo Lezcano, que en general tocan los varones. Para mí fue muy importante este elemento de lucha. Lo tomé queriendo romper el estereotipo. Hay muchas maneras de decir en esta pelea, vamos sumando distintas voces para la construcción de un mundo más diverso y soberano de nuestros cuerpos y nuestros amores.”

Viernes: a las 19, poesía con Jorge D’Alessandro, Gael Policano Rossi, Inés Púrpura y Verónica Viola Fisher, y música con Pepi Dillon, José Luis Piccinini y Edison Cochi.
Sábado: a las 19, homenaje a Carlos Jáuregui con Ilse Fuskova, Alejandro Modarelli, Mabel Belucci.
A las 21: Tita Print. Av. del Libertador 8151

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared