turismo

Domingo, 15 de marzo de 2009

MINITURISMO > CIRCUITO CULTURAL EN BERAZATEGUI

De museo en museo

A minutos de la Capital, Berazategui ofrece un interesante Circuito de Turismo Cultural por sus museos. La historia de la región, el nacimiento de la industria del vidrio, el viejo taller del artista César Bustillo y un reducto dedicado a un maestro del golf, Roberto De Vicenzo. Cuatro lugares para conocer, con entrada libre y gratuita.

 Por Pablo Donadio

Ante todo, hay que dejar atrás dos mitos: Berazategui no está lejos y la ciudad es mucho más que la “Capital del Vidrio”. Ubicada en la salida del kilómetro 26 de la autopista Buenos Aires-La Plata, el municipio brinda desde 2006 un Circuito de Turismo Cultural más que interesante. Gracias a él, los habitantes de la comuna y los visitantes más lejanos han podido disfrutar de sus variados atractivos y sus cuatro museos. “A lo cual se suma una interesante cantidad de muestras, exposiciones y salones, que dan a conocer a Berazategui. Y todo, por supuesto, gratuitamente”, resume la museóloga Liliana Porfiri, directora general de Museos de la Ciudad.

RECUERDOS Dicen puertas adentro del hermosísimo Complejo San Francisco –donde se encuentra el Museo Histórico y Natural, junto al Museo del Vidrio–, que el lugar no es otra cosa que “un sitio comunitario, reflejo de la gente del pago”. Inaugurado en junio de 1993 en el casco histórico de la ciudad y sobre el edificio de un viejo almacén de ramos generales, alberga un sinfín de materiales y anécdotas relacionados con el trabajo del vidrio. Cada una de las habitaciones encierra una temática en sí y todas pueden visitarse en compañía del equipo de guías del complejo, imprescindibles para el relato cronológico y los jugosos detalles de la evolución del partido. Dentro de las salas, todo evoca a la historia: en lo que fuera la vieja cocina del lugar, se mantiene intacto un fogón a leña, una alacena repleta de botellitas y envases de colección, una radio a transistores y una impecable fonola, todo en uso. Sus pisos de ladrillo mendocino gastado son la huella que el tiempo ha dejado a la vista. En un rincón, brilla con luz propia y sobre un estante la “libreta del almacenero”, un entramado de hojas forrado en rojo que servía de documento cuando la palabra bastaba para la confianza entre el almacenero y su vecino. En otra sala se puede ver una muestra de fotografías, maquetas y restos fósiles y arqueológicos mientras que en un cuarto contiguo se exhiben documentos y herramientas que testimonian el desarrollo de chacras, quintas y tambos.

PROSPERIDAD La historia del vidrio en Berazategui tiene su museo y un nombre propio: Rigolleau. Instalada frente a la estación ferroviaria de 1872, la entonces incipiente fábrica familiar fue el puntapié para la rápida transformación de un poblado rural en un verdadero centro productivo. Perteneciente en aquel momento al partido de Quilmes, la flamante ciudad industrial comenzó a despegar gracias al impulso de León Rigolleau, un gran aventurero de los negocios, quien compró galpones y maquinarias para fabricar frascos y envases (algo que no existía aquí y sólo se importaba). Abierta oficialmente en 1906, Cristalerías Rigolleau se constituyó en el motor del pueblo. Hoy el museo del vidrio atesora en un cuarto específico algunas reseñas sobre la firma, acompañadas por fotos, cañas de soplado, moldes y herramientas de los primeros trabajadores de la industria vidriera. Afuera, algunas obras en el mismo material adornan la galería de punta a punta, por donde suelen ingresar los particulares y los grupos de las escuelas del distrito, habituales visitantes.

Ese camino de arraigo al arte del vidrio sigue su curso en la Escuela Municipal del Vidrio (también parte del complejo), de la cual han salido artistas de la talla de Karina de Savio, que supo triunfar en el cerrado circuito internacional del arte. Talleres de pintura sobre vidrio tradicional, pintura sobre vidrio contemporáneo, serigrafía, pantalla de Iluminación, moldearía, vitrales en bronce y arenado completan un cronograma de actividades 2009 abierto al público.

REFUGIO DEL ARTE La directora de museos abre la tranquera con un cuidado maternal. La llegada al predio donde se ubica una diminuta casita en medio de un campo enorme y pacífico la conmueve cada vez. “Es fuerte para mí estar acá. Esta fue la casa de César Bustillo, aquí dejó testimonios de su obra, de su vida”, dice. Técnicamente denominado Museo Taller César Bustillo, el tercer museo reposa sobre un parque rodeado de árboles y en medio de instituciones educativas y culturales, pero goza de una tranquilidad envidiable. Es un sitio ideal para descansar la mente y abrirla a una muestra de talento excepcional. Inaugurado hace poco más de dos años a partir de la donación de la familia Bustillo, el lugar protege y difunde la obra del artista, promoviendo la realización de actividades vinculadas con el arte en general y el arte público en particular. La vivienda, aunque restaurada, muestra en sus paredes originales una serie interminable de graffitis. Cuentan que antes el lugar se usaba para criar terneros y era parte de un conjunto de dependencias rurales que habían sido recicladas por su padre, el arquitecto Alejandro Bustillo, famoso por crear la Rambla de Mar del Plata, el casino y el hotel Provincial. Pinturas, escritos, murales, esculturas de piedra y madera, libros, herramientas, pomos de pintura y hasta sus guantes de box (su profesión oculta) son algunos de los objetos que reflejan la intimidad de su atelier.

RECUERDOS DEL MAESTRO El último de los museos hace honor a una de las glorias vivas del deporte, Roberto De Vicenzo. Es el más alejado del centro de la ciudad y se encuentra emplazado en una vieja casona de arquitectura neocolonial, donde se respira golf. Allí desfilan los incontables premios del “maestro”, sus distinciones, indumentaria, fotos y elementos utilizados en sus años mozos. “El deporte es en sí mismo un ejemplo, pero nada es gratis en la vida, pibe. El golf me ha enseñado a ir por el camino correcto, a ser honesto conmigo, pero he trabajado mucho para lograr todo lo que logré”, afirma el múltiple campeón, reconocido como uno de los cinco deportistas del siglo por la Asociación de Periodistas Deportivos de la República Argentina. Ganador de abiertos nacionales de 16 países y en 42 ocasiones, designado Caballero del Deporte por la Asociación que agrupa al golf internacional, y Deportista de Oro por la Provincia de Buenos Aires, el brillante golfista suele visitar su segunda casa a menudo y dar algunas charlas a los más jóvenes.

DATOS UTILES

El municipio ofrece visitas guiadas para escuelas e instituciones, pero para ello hay que solicitar turno al (011) 4226-4244. La entrada es libre y gratuita.

Museo Histórico y Natural - Museo y Escuela del Vidrio: Calle 23 y 149. Martes a viernes de 9 a 12 y de 14 a 17. Sábados, domingos y feriados de 14 a 17.

Museo Taller César Bustillo: Calle 43 entre 156 y 157. Viernes de 10 a 16. Sábados, domingos y feriados de 14 a 17.

Museo del Golf Roberto De Vicenzo: Calle 132 y 28. Días de semana 10 a 16. Sábados, domingos y feriados de 14 a 17.

Compartir: 

Twitter
 

La museóloga Liliana Porfiri (izq.) y dos invitadas recorren el atelier de Bustillo.

Arte en vidrio. Una pieza de un artista local, de las más cuidadas en el museo.
Imagen: Pablo Donadio
 
TURISMO
 indice
  • Nota de tapa> NEUQUEN > Andacollo, pueblo de montaña
    En tierras del volcán Domuyo
    Desde el pueblo de Andacollo, excursiones y aventuras por las tierras del volcán neuquino, techo...
    Por Graciela Cutuli
  • SAN JUAN > DEPORTES Y AVENTURAS
    Vértigo en los cerros
    Por Julián Varsavsky
  • MINITURISMO > CIRCUITO CULTURAL EN BERAZATEGUI
    De museo en museo
    Por Pablo Donadio
  • JORDANIA > LA ANTIGUA CIUDAD DE PETRA
    Joya de piedra
    Por Pablo Donadio

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.