UNIVERSIDAD › DOCTORADO Y MAESTRIA PENSADOS PARA PSICOLOGOS

Para que investiguen los psi

La UCES cuenta con un doctorado dirigido a formar en investigación a los graduados. También una maestría sobre “desvalimiento”.

“Los graduados en Psicología suelen tener una deficiente formación en investigación, porque las facultades los forman sobre todo para la clínica”, explica David Maldavsky, director del Instituto de Altos Estudios en Psicología de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES). Revertir esa tendencia, además de brindar acceso a los nuevos desarrollos teóricos de la disciplina, es de los principales objetivos del Doctorado en Psicología que dicta la universidad desde hace sólo un año.
“Lo central para nuestro doctorado es formar investigadores, no profesionales especializados en determinadas situaciones –detalla Maldavsky–, sino gente capaz de realizar aportes al desarrollo del conocimiento en psicología.” Por eso, dentro de los dos años de duración del doctorado, hay una fuerte carga horaria dedicada a la epistemología y, especialmente, a la metodología de la investigación.
“Es que el problema central, hoy, son los métodos. Encontrar métodos adecuados para investigar. La mayoría de los graduados viene del psicoanálisis, sin formación para la investigación. Es una deficiencia de las facultades: no se investiga en forma sistemática. En general, los psicoanalistas decimos que investigamos. Pero una cosa es la investigación en curso de la sesión, que sí sabemos hacerla, y otra es investigar para desarrollar conocimiento y transmitirlo entre colegas”, dice el director del doctorado.
La otra base del doctorado es la formación teórica: el plan de estudios incluye diversos seminarios de actualización. “No repetimos lo que se estudia en las facultades, sino que nos dedicamos a los nuevos desarrollos teóricos, las teorías fuertes de los últimos veinte o treinta años”, cuenta Maldavsky. Algunos ejemplos: las concepciones del cuerpo que no lo piensan solamente en términos simbólicos; novedosas teorías sobre estados del desarrollo psíquico temprano; los nuevos enfoques de la conciencia; la convergencia de la psicología con las neurociencias, o los vínculos intersubjetivos.
La cursada supone un plan de seminarios personalizado de acuerdo con la investigación que realiza cada doctorando. A ello se suma un taller de tesis que “dará el apoyo necesario para que el aspirante a doctor complete su ciclo formativo produciendo una investigación que signifique una contribución original a la disciplina psicológica”, según detalla el programa.
Si bien el requisito para ingresar al doctorado es ser graduado de una carrera de Psicología de al menos cuatro años, la mayoría de los actuales alumnos son profesionales con importante trayectoria docente y con antecedentes de publicaciones.
Diferente es el perfil de los estudiantes de la maestría en problemas y patologías del desvalimiento, que también dicta la UCES. “En el doctorado, cada estudiante tiene su propio proyecto de tesis. En cambio, en la maestría todos están interesados en una misma temática.” Esos temas se agrupan en seis grandes núcleos: adicciones, neurosis traumáticas, discapacidad, psicosomáticas, violencia familiar y pacientes crónicos y terminales. “Tratamos de reunir una serie de entidades, de problemas y patologías que tienen ciertos elementos en común. Incluso, muchas de estas problemáticas suelen presentarse a la vez: por ejemplo, en una familia puede haber violencia y también adicción, o un miembro discapacitado y otro adicto –explica Maldavsky–. Pero en la formación en psicología falta un marco general para abarcar todas estas situaciones.”
El “desvalimiento” al que se refiere la maestría tiene un doble valor: ante la realidad exterior y ante las propias emociones y exigencias internas. “Juntamos esos dos estados de indefensión del sujeto a partir de sus factores comunes y los articulamos desde la teoría”, comenta el director. El master busca capacitar para el abordaje global e interdisciplinario del desvalimiento, tanto con el fin de encarar proyectos de investigación y docencia como de realizar abordajes clínicos o coordinar equipos de trabajo centrados en la prevención y la asistencia.

Compartir: 

Twitter
 

“Los graduados tienen una deficiente formación en investigación.”
 

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared