Imprimir|Regresar a la nota
Domingo, 16 de noviembre de 2008
logo cash
EL DINAMISMO DEL EMPLEO INDUSTRIAL

Ahuyentar fantasmas

La compleja situaci贸n laboral en el sector automotor precipit贸 una corriente de alarma sobre despidos, suspensiones y reducci贸n de horas extra en el resto de la industria.

Por Paula Espa帽ol
y German Herrera *
/fotos/cash/20081116/notas_c/cs04fo01.jpg
En la industria existen 1,2 mill贸n de trabajadores formalizados, un aumento de 55 por ciento respecto del piso de 2002.

Bajo el clima de inquietud y ansiedad desatado a partir de las noticias de suspensiones en la industria automotriz 鈥揷lima que est谩 siendo generosamente alimentado por ciertos medios鈥 conviene recapitular para entender en d贸nde estamos y, particularmente, de d贸nde venimos en materia de empleo industrial. Lo que est谩 en juego es demasiado importante como para rendirse frente a la confusi贸n y la liviandad del an谩lisis propuesto por el discurso medi谩tico convencional que se apoya indistintamente en datos estad铆sticos, trascendidos, percepciones o estimaciones de 鈥渆specialistas鈥 que 鈥搇as m谩s de las veces鈥 tienen intereses propios en juego a la hora de construir sus pron贸sticos.

La Argentina sufri贸 una largu铆sima etapa de destrucci贸n de empleo industrial que se inici贸 con el golpe del 鈥76 y que durar铆a hasta la ca铆da del r茅gimen de convertibilidad. Durante ese per铆odo la expulsi贸n de empleo en la industria se dio en forma continua, con un primer ajuste muy significativo (una reducci贸n a una tasa anual de casi el 7 por ciento en un contexto de contracci贸n de la actividad durante el gobierno militar), y con aceleraciones dram谩ticas durante los epicentros de las crisis econ贸micas (los episodios hiperinflacionarios del bienio 1989-1990 y el m谩s reciente derrumbe de 2002). Pero, como se observa en el cuadro, el empleo en la industria cay贸 inclusive en per铆odos donde la actividad present贸 tasas que, si bien moderadas, fueron positivas. Esta din谩mica de crecimiento con contracci贸n del empleo fue muy visible en la etapa de auge de los 鈥90: durante 1991-1997 (a帽os expansivos con excepci贸n de 1995) la producci贸n industrial creci贸 a una tasa anual media del 4,5 por ciento, mientras el empleo manufacturero se redujo a una tasa del 2,6 por ciento.

A partir de 2003, la industria no s贸lo crece a tasas mayores que el PIB en su conjunto, sino que lo hace generando empleo. Despu茅s del colapso de 2002, la ocupaci贸n fabril 鈥渞ebota鈥 a tasas interanuales de entre el 6 y el 10 por ciento en una primera etapa (2003-2005) para luego estabilizarse a tasas del orden del 5 por ciento. En promedio, el empleo industrial creci贸 a una tasa interanual del 5,8 por ciento entre 2003 y el primer semestre de 2008. De acuerdo con el Observatorio de Empleo del Ministerio de Trabajo hoy en la industria existen 1,2 mill贸n de trabajadores formalizados, un aumento del 55 por ciento respecto del piso al que se hab铆a llegado en 2002.

驴Qu茅 cambi贸 para que la prolongada tendencia expulsora de mano de obra se revirtiera? No hay una respuesta 煤nica a este interrogante. La evoluci贸n conjunta de la productividad del trabajo, de la tercerizaci贸n de tareas, de la agregaci贸n de valor dom茅stico dentro del valor de producci贸n total, entre otros factores, se combinan a la hora de explicar el fen贸meno. No obstante, como lo hemos se帽alado en trabajos recientes, desde el CEP entendemos que un elemento clave para comprender la divergencia entre la fase de crecimiento actual y la etapa expansiva de la convertibilidad radica en la diferente composici贸n sectorial del crecimiento industrial. La etapa actual de crecimiento manufacturero no se ha visto limitada exclusivamente a ciertas ramas 鈥渢radicionales鈥 del entramado industrial local (alimentos y bebidas, automotriz, minerales no met谩licos, industrias met谩licas b谩sicas) sino que entre los sectores m谩s din谩micos en la evoluci贸n de la producci贸n y el empleo aparecen tambi茅n algunas ramas de trabajo intensivas, como las confecciones textiles y la producci贸n de muebles, y tambi茅n parte del entramado metalmec谩nico intensivo en ingenier铆a, como la fabricaci贸n de maquinaria y equipo, los instrumentos m茅dicos y de precisi贸n y los productos elaborados de metal, sectores, todos ellos, particularmente castigados durante la trayectoria de los 鈥90. Ciertamente, esta tendencia hacia el cambio intersectorial (y su correlato en el dinamismo del empleo fabril) deber谩 ser profundizada para poder revertir los efectos de tantos a帽os de una reestructuraci贸n regresiva y concentradora en la industria, desaf铆o que se acent煤a en el contexto actual. Como indican los datos presentados, el esquema productivo formulado en los 煤ltimos a帽os alent贸 el crecimiento, la diversificaci贸n y la generaci贸n de empleo en la industria. Se requiere hoy del compromiso y la sensatez del sector empresarial para evitar desandar un camino que tanto cost贸 construir.

* Directora y economista del Centro de Estudios para la Producci贸n (CEP).

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.