Imprimir|Regresar a la nota
Domingo, 6 de marzo de 2011
logo cash
Otra suba de la tasa de inter茅s en Brasil. Ajuste monetario ortodoxo

Fiesta para especuladores

Desde que asumi贸 Dilma Rousseff, el Banco Central aplic贸 dos subas en la tasa de inter茅s, al ubicarla en el 10,75 por ciento anual, con el objetivo de frenar presiones inflacionarias. Esa tasa alienta el ingreso de capitales especulativos.

Por Cristian Carrillo
/fotos/cash/20110306/notas_c/cs07fo01.jpg
Los inversores especulativos tienen a Brasil como uno de sus mercados preferidos.

La fortaleza que muestra la moneda brasile帽a genera problemas para su industria. El dilema que enfrenta el gobierno de Dilma Rousseff es contener la inflaci贸n sin incentivar el ingreso de capitales. Esta semana anunci贸 un nuevo aumento de tasas de inter茅s para mantener a raya la inflaci贸n, que super贸 el 6 por ciento en 2010. Pero esa suba de tasas atrae capitales golondrina, din谩mica en la que ha quedado atrapada la econom铆a brasile帽a pese a los elogios interesados del establishment financiero que disfruta de ese frenes铆 especulativo.

El nivel de crecimiento a lo largo de la 煤ltima d茅cada, con un promedio de 4,4 por ciento, fue levemente superior a la media mundial, que rond贸 el 3,8 por ciento. Ese proceso le permiti贸 exhibir significativas mejoras en los indicadores sociales. El desempleo cay贸 a la mitad y aproximadamente 20 millones de personas abandonaron la situaci贸n de pobreza por ingresos desde 2003. El contexto favorable de alto crecimiento global 鈥損revio a la crisis de las subprime鈥 y el aumento en los precios de los commodities apuntalaron esta fase de expansi贸n.

La mezcla de pol铆ticas ortodoxas y heterodoxas responde a los varios ensayos que registr贸 la econom铆a brasile帽a para abordar el problema de la inflaci贸n. Desde 1950 hasta 1982 exhibi贸 tasas de inflaci贸n de dos d铆gitos, y hasta 1996 sufri贸 hiperinflaci贸n 鈥揺n 1993 lleg贸 a un 2708,6 por ciento鈥 para luego estabilizarse desde ese a帽o en niveles de un d铆gito. En esos a帽os las distintas administraciones aplicaron distintas soluciones. En los 鈥80 se eliminaron los mecanismos de indexaci贸n y hubo congelamiento de salarios y precios. Tambi茅n buscaron reducir la liquidez, v铆a un aumento de las tasas de inter茅s, y colocaron un ancla cambiaria, ligando la posibilidad de expansi贸n monetaria a la entrada de divisas con el objetivo de lograr disciplina fiscal. Desde el nacimiento del real (1潞 de julio de 1994) las pol铆ticas de aumentos de tasas generaron reducci贸n de la inversi贸n hacia el sector real en proporci贸n a la destinada a la especulaci贸n financiera.

El ministro de Hacienda brasile帽o, Guido Mantega, alert贸 sobre ese riesgo y solicit贸 a las autoridades del Banco Central de Brasil que aplicase otro tipo de medidas, diferentes a un aumento de tasas. Sin embargo, a un mes de la asunci贸n de Rousseff, el BC elev贸 en dos oportunidades la tasas de inter茅s para enfriar la econom铆a, al ubicarla en el 10,75 por ciento, la m谩s alta de la regi贸n y de los pa铆ses del G-20. La efectividad de esta medida se torna algo dudosa.

Las escuelas m谩s ligadas a la ortodoxia consideran como causa de la alta inflaci贸n la indisciplina presupuestaria y monetaria. En este caso, un recorte fiscal y una contracci贸n de la base monetaria deber铆an bastar para lograr el objetivo buscado, ya que para esta corriente de pensamiento el exceso de monedas conlleva un incremento en la demanda de bienes y servicios, y consecuentemente en los precios. Para los denominados endogenistas, en tanto, la inflaci贸n es consecuencia de determinadas rigideces estructurales de la econom铆a. Entonces, el ajuste en la tasa de inter茅s no servir谩 para contener el aumento de precios y, en cambio, generar谩 distorsiones en el tipo de cambio.

El atractivo de Brasil para los mercados financieros deriv贸 en una fuerte entrada de capitales. Esto se vio reflejado a partir de 2006 en super谩vits in茅ditos en la cuenta capital del balance de pagos brasile帽o, que compensaron los crecientes d茅ficit de su cuenta corriente. La suba de la tasas de inter茅s amenaza con retroalimentar esa tendencia, con consecuentes da帽os para la industria. Adem谩s, la mayor participaci贸n de las importaciones trasladar谩 el movimiento de los precios internacionales de los commodities 鈥損rincipalmente de alimentos鈥 a los de la econom铆a dom茅stica brasile帽a, neutralizando as铆 los efectos de corto plazo del aumento de la tasa

[email protected]

© 2000-2022 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.