Imprimir|Regresar a la nota
Domingo, 20 de noviembre de 2011
logo espectaculos
PETER GABRIEL Y LA NEW BLOOD ORCHESTRA, EN EL ESTADIO GEBA

Cl谩sicos que nunca se oxidan

Las 30 mil personas que se acercaron al estadio experimentaron tal trance que ni les importaron los bocinazos del tren. Gabriel demostr贸 que sus canciones ganan nuevos matices en esta reinterpretaci贸n sinf贸nica y no pierden nada de intensidad.

Por Sebasti谩n Grandi
/fotos/espectaculos/20111120/notas_e/na36fo01.jpg
En correcto espa帽ol, el m煤sico brit谩nico dedic贸 鈥淲allflower鈥 a los torturados en la ESMA.

驴La m煤sica puede cambiar el mundo? Tal vez. Lo que es seguro es que Peter Gabriel lo intenta. Escribe y compone para dar un mensaje muy lejano a las arengas demag贸gicas de algunos que se calzan la camiseta de la Selecci贸n con demasiada facilidad. Lo que hace Gabriel es crear canciones inspiradas en hechos que duelen para despertar conciencia y reflexi贸n. Y el show que trajo el viernes al estadio GEBA fue el contexto ideal para detenerse en esas maravillosas piezas llenas de historias. Rodeado de la monumental New Blood Orchestra, integrada por m煤sicos que 茅l trajo de Londres y otros que reclut贸 en Buenos Aires, brind贸 un espect谩culo at铆pico para las costumbres de estadio, pero irresistible para experimentar en vivo.

El lema de su propuesta es claro: 鈥淣o drums, no guitars鈥 (sin bater铆as, sin guitarras). No hay explosi贸n rockera en esta vuelta a la Argentina, ante 30 mil personas. Hay m煤sica arreglada especialmente para una orquesta dirigida por Ben Foster de la que se muestra orgulloso a lo largo de dos horas. Y as铆 abre con 鈥淗eroes鈥, el cl谩sico de David Bowie que Gabriel version贸 para colaborar con las v铆ctimas del terremoto de Hait铆 de 2010. Y pasan 鈥淲allflower鈥, dedicado en vivo a otras v铆ctimas, las de la tortura en la ESMA; 鈥淎pr猫s moi鈥, de la cantante rusoamericana Regina Spektor; 鈥淚ntruder鈥 y 鈥淪an Jacinto鈥, con sus nuevos arreglos. El clima empez贸 a subir con la teatralidad de Gabriel para 鈥淪ecret World鈥, acompa帽ado por una orquesta inspirad铆sima que sonaba fuerte y clara hasta en los detalles m谩s sutiles y una puesta lum铆nica sobria pero imponente. Homenaje贸 a su padre a punto de cumplir 100 a帽os con 鈥淔ather and Son鈥. Repas贸 鈥淪ignal to Noise鈥, 鈥淒ownside Up鈥, 鈥淒iggin in the Dirt鈥, 鈥淢ercy Street鈥 y 鈥淭he Rythm of the Heat鈥. La menci贸n a John Metcalfe como arreglador para los aplausos de rigor no corta el clima logrado: al contrario, expone los cerebros detr谩s de estas versiones que pensaron cuidadosamente los pasos a seguir para lucirlas en sus nuevos arreglos.

Y 茅l, claro: Peter Gabriel sabe lo que hace y c贸mo enamorar a un p煤blico entregado desde el inicio. Tiene la deferencia de hablar en espa帽ol y contar de cada canci贸n la historia que esconde detr谩s, la fuente de inspiraci贸n, el mensaje que pretende ofrecer. Aunque haya ca铆do en la vieja tentaci贸n de someter sus creaciones al riesgo de la puesta sinf贸nica, la sangre nueva corre por sus venas y 茅l siempre apuesta al futuro. Promueve el uso del celular y las redes sociales para denunciar abusos. Explica. Se comunica. Esta transformaci贸n oblig贸 a todos a detenerse en la sutileza de sus letras, en los arreglos orquestales, y lo que es a煤n mejor, en descubrir que ciertos cl谩sicos de su carrera solista sobreviven con dignidad y altura no s贸lo el paso del tiempo, sino a la adaptaci贸n para ser interpretada por m谩s de 50 m煤sicos en escena. Poco cambi贸 de 鈥淩ed Rain鈥, 鈥淪olsbury Hill鈥 y 鈥淏iko鈥: siguen siendo las mismas. O 鈥淚n Your Eyes鈥, donde se luce con la compa帽铆a de Sevara Nazarkhan, y 鈥淒on鈥檛 Give up鈥, donde entra Ane Brun a hacer la voz femenina. Peter Gabriel siempre supo rodearse de las mejores mujeres.

Una orquesta de cuerdas y vientos es algo muy delicado para mostrar en un estadio al aire libre a metros del Ferrocarril San Mart铆n: en m谩s de una ocasi贸n, los maquinistas decidieron participar haciendo sonar sus bocinas y tapando la m煤sica. 鈥淢i estudio est谩 en Bristol, al lado de unas v铆as de tren: esto me hace acordar a mi casa鈥, brome贸 en una impasse. A nadie le importa ni deja de disfrutar de este lujo s贸lo porque el lugar no es perfecto. La noche acompa帽a y el p煤blico se entrega. Peter Gabriel dio un hist贸rico concierto en Buenos Aires: para disfrutar sentado, para aplaudir de pie.

© 2000-2022 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.