“El verdadero amor eterno de Dante fue el endecasílabo, la métrica perseguida y amada toda la vida”.“El verdadero amor eterno de Dante fue el endecasílabo, la métrica perseguida y amada toda la vida”.“El verdadero amor eterno de Dante fue el endecasílabo, la métrica perseguida y amada toda la vida”.“El verdadero amor eterno de Dante fue el endecasílabo, la métrica perseguida y amada toda la vida”.
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ